Cuando el telonero se merienda al cabeza de cartel

No suele ocurrir y menos con un grupo tan importante como los Buzzcocks. Pero el domingo sucedió en el Auditori de Castellón: los teloneros fueron mejores que los cabeza de cartel. Era la despedida del Ciclo Ricoamor en la Sala de Cámara después de dos años de grandes conciertos: Josele Santiago, Dr Feelgood, Los Straitjackets, The Warlocks, Sunday Drivers, Bart Davenport+Sr Mostaza, Mary Weiss, The City Lights, The Rubinoos… Y el del pasado domingo también lo fue. Pero más por The Cute Lepers que por los que se preveía. Buzzcocks ofrecieron una actuación deslavazada, pelín atropellada, por momentos malsonante, diría que hasta desganada, y, lo peor de todo, se hizo larga. Eso, hablando de uno de los primeros y mejores grupos de punk-pop de siempre, sabe mal decirlo. Pero fue así, o al menos así lo vi yo. Los norteamericanos, por el contrario, sonaron enérgicos, frescos, divertidos. El riesgo de salir de gira con un grupo tan bueno como The Cute Lepers es que eleva hasta un nivel peligroso el umbral de exigencia, pensará ahora Pete Shelley.

La expectación era máxima. Las entradas para ver a los Buzzcocks, y de paso despedir el periplo del Ciclo Ricoamor en el Auditori, se habían agotado hacía días. La energía instrumental, la agresividad rítmica, las melodías pop y el cinismo de las letras definen sus mejores canciones. Todas esas virtudes se vieron mitigadas de alguna u otra manera, por culpa de una ejecución demasiado rutilante, de unas guitarras demasiado estridentes, de un bajista que nunca debería de haber salido de gira con ellos, de un Pete Shelley (líder, cantante y guitarra) al que parecía apetecerle hacer cien cosas antes que el concierto. Pero no por culpa del Moët & Chandon, que Steve Diggle (el guitarra) exigió para la actuación y sacó al escenario sirviéndoselo en vaso de plástico para después sólo mojarse los labios y dejarlo todo perdido de esputos.

A pesar de todo eso y de que The Cute Lepers habían puesto el listón muy alto, la cosa no empezó nada mal. “Fast cars“, con la que arrancaron, o “No Replay” hacían presagiar un concierto repleto de buenos momentos. La actual gira de los Buzzcocks iba precisamente de eso: recurrir a la baza segura de los dos discazos que editaron en 1978, ‘Love Bites’ y ‘Another Music in a Different Kitchen’. Y eso parecía cuando repasaron con energía las mejores canciones, como “Ever Fallen in Love” (vídeo de arriba) o “I Don’t Mind” (vídeo de abajo), pero también singles de esa época como “Promises”. Incluso cuando recurrieron a potentes instrumentales como “Late For The Train”, que sonó tremenda.

El público les tenía ganas, algunos se las bailaron todas, pero la verdad es que su actitud y el sonido no acompañaban. Los dos integrantes de la formación original, uno que no llegaba y el otro que se pasaba: Shelley como si no fuera consigo la cosa y Diggle… a Diggle no le pillé la onda en todo el concierto. El bajista, directamente, remando en contra: apático y despistado. El batería, el único que parecía estar en su sitio. ¿El resultado? Algunas canciones demasiado aceleradas, otras desvirtuadas, entre una extraña bruma mezcla de guitarrazos macarras a destiempo, melé sónica y desgana. Y quizás tocando demasiados temas, como de relleno. En la parte final la cosa remontó un poco el vuelo con “Sixteen”. Pero para entonces el concierto ya se había hecho pesado. Era tarde.   

En fin, muy irregular, muy largo, bronco, apenas sin matices, esos que les hicieron tan especiales. Sí, por escuchar en directo un buen puñado de canciones legendarias interpretadas por sus autores. Pero no, por el relleno, por la actitud, por la dejadez. Me quedo con “Ever Fallen in Love”, “I Don’t Mind”, “Sixteen”, algunas instrumentales. E intentaré olvidar todo lo demás. Escuchando sus discos.

Antes, lo de The Cute Lepers fue bien diferente. Llegaban desde Seattle con excelentes referencias. Su disco ‘Can’t Stand Modern Music’ (Blackheart Records, 2008) fue premiado como mejor álbum punk en la octava edición de los Annual Independent Music Awards. Y se salieron. Con actitud -la que no tuvieron los británicos- y canciones. Casi todas.

Temazos como “Prove it”, “Modern Pets” (primer vídeo del post) o “Terminal Boredom” -The Clash en estado puro- sonaron a gloria. Directas, vibrantes, potentes, bien tocadas, con convicción y un sonido excelente (otra vez, Juan Carlos Tomás al mando). Steve E. Nix, cantante y guitarra -ex líder de The Briefs– merecería un capítulo aparte. Qué manera de tocar la guitarra, qué nervio, qué forma de espolear al público. Él solito, acompañado de una excelente banda -incluidas dos coristas-, hizo levantar a todo el público de la Sala de Cámara para bailar, algo que han logrado muy pocos grupos en el Ciclo Ricoamor.

Y, por si fuera poco, los norteamericanos remataron la jugada con una estupenda versión del “Lonely boy” de Sex Pistols (vídeo de arriba) para cerrar una actuación redonda. De los mejores grupos que han pasado por Castellón en los últimos meses. Punk y new wave revisitado con sentido y más solvente que el de algunas bandas británicas que nos quisieron meter con calzador hace dos o tres años.

La próxima parada del Ciclo Ricoamor, tras abandonar el Auditori por falta de apoyo institucional, es la discoteca Van Van el próximo 16 de mayo con la actuación de El Vez, aunque todavía no está claro que esa alianza pueda tener continuidad.

PROPUESTAS PARA HOY MARTES

19.30. Espai d’Art Contemporani de Castelló. Ciclo EspaiCinema. Proyección de la película ‘RIF 1921 (Una historia olvidada)’ -arriba el trailer-, con la asistencia de su director, el marroquí Manuel Horrillo, que participará en un coloquio con el público tras el pase. El documental, en el que participan Imanol Arias, Aurori Pajares, Enrique Guaza e Ignacio Ramonet, se remonta a principios del siglo XX, cuando España y Francia se enfrentaron contra la resistencia del Rif en una guerra devastadora. Esta contienda olvidada hoy día fue sustraída de nuestra memoria y, a pesar de todo, 86 años después la injusticia de esta tragedia esta aún presente. La película rescata del olvido, la voz, la cara de los combatientes de la guerra del Rif y propone una visión actualizada de la historia para continuar edificando el futuro y la paz entre los dos países vecinos. Se volverá a proyectar mañana miércoles a las 22.00 y el jueves a las 19.30. Entrada libre hasta límite de aforo. 

20.00. Salatal de Vila-real. Concierto de los grupos norteamericanos Ill Niño y God Forbid, en pleno tour europeo de la gira ‘There Goes The Neighbourhood’, taloneados por los vila-realenses Killus. ‘Nu metal’, trash y oscuridad de alto voltaje. Entradas: 25 euros.

20.00. Auditori de Castellón. Sala de Cámara. Ciclo Gent d’ací. La soprano castellonense Emilia Vera ofrece el recital ‘Del lied español a la gran ópera’, acompañada por Gimeno Valera al piano. Entrada: 10 euros.

20.30. Sala Four Seasons. Ciclo Billy Wilder, organizado por el Aula de Cinema i Creació Juvenil del Servei d’Activitats Socioculturals de la Universitat Jaume I. Proyección de la película ‘La tentación vive arriba’ (EE. UU., 1955), la divertida comedia que convirtió en icono internacional del cine la imagen de Marilyn Monroe sobre una boca de aire en Nueva York.

Anuncios

9 comentarios

  1. Pues en Bilbo tuvimos tremenda fiesta. The Cute Lepers geníales, y The Buzzcocks se salieron.

    Viendo los videos, me queda la duda de como es esa sala (?). Un tanto rara, no?

  2. Los pillaríais más frescos. La sala es para conciertos de piano y de música de cámara, con la grada muy inclinada. Para conciertos punks, rarísima, sí; nada que ver con el Antzokia. Muy interesante tu blog, por cierto, sobre todo la sección ‘1984’. Saludos.

  3. Pues sí, tota la raó… un poc llarg, pessat…. i els millors, Cute Lepers

    :-)

  4. Pues si, de hecho empezaban su gira española en Bilbo recién llegados de las islas, y hubo más gente de lo que me esperaba. Este jueves sigue el turno de Stiff Little Fingers, en el Antzoki tambien.

    Gracias por el comentario sobre el blog. Un saludo, bye

  5. A mi me gusto y para su edad reinterpretar las canciones que tocaba cuando tenian 20 años nos dieron buena caña. Podian haber estado fatal y no es el caso.

    Si es cierto que tocaran las mas guay en el bis y que tenian que haberlo hecho de cara al final del concierto y no alargarlo tanto pero bueno son inglesas y siempre quieren dar la nota.

    Todas esas rarezas no desmerecieron el concierto por lo menos para mi.

    Ahora ya a esperar a El Vez.

    Salut

  6. Sea como sea, enhorabuena por vuestro trabajo en el Auditori, Susi. A ver si el ciclo tiene continuidad en otra sala.

    Salut!

  7. Yo estoy contigo cuando dices que los Cute Lepers dejaron el listón demasiado alto…geniales! tanto que fue imposible no levantarse del asiento… aunque, qué íbamos a esperar de Steve E. Nix? Gran despedida al Auditori!

    Enhorabuena por el blog, no lo había descubierto hasta hoy!

  8. Hola. Yo estuve allí y en parte tienes razón. Los Cute Lepers estuvieron inmensos pero los Buzzcocks tambien lo bordaron. A lo que no le encontré mucho sentido fué al sitio elegido. Los Buzzcocks piden un sitio donde te puedas mover y no estar sentado, que son una banda punk y no un cuarteto de cuerda, coño.!!! Por cierto con el sonido se pasaron 3 pueblos, aún me pitan los oídos.

    Un saludo. Muy bueno tu blog.

  9. […] domingo 8 de marzo a los Buzzcocks en el último concierto del Ciclo Ricoamor en el Auditori y que nos dejó a todos flipados? Pues leo en Rock & Roll Army que el sábado pasado falleció su guitarrista, Travis […]


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s