Dos nuevas salas de conciertos en Castellón frente al tijeretazo

Más madera. Dos nuevas salas se van a sumar a la escena de música en directo en Castellón. A las programaciones ya consagradas del Four Seasons, la Sala Japan, el pub Terra, el pub D’Leyend, el Averno, el Vil Blues o la Salatal, se van a añadir las actuaciones que tienen previsto organizar en 2009 un nuevo bar en el centro de la capital, Veneno Stereo, y la discoteca Mum del polígono Los Cipreses. Frente al tijeretazo presupuestario con el que el Ayuntamiento de Castellón va a ‘premiar’ para el año que viene a los ciclos de conciertos del Sons (que parece que va a resistir) y del Ricoamor, que supondrá la desaparición de este último como también ha publicado recientemente María Fabra en El País-Comunidad Valenciana, hay algunas personitas en esta ciudad que siguen creyendo y apostando por la música en directo, dejándose por el camino tiempo, salud y, muchas veces, dinero.

Quizás no tenga nada que ver una cosa con la otra, pero a mí me ha alentado haber conocido que estos dos garitos van a programar conciertos después de saber que peligran los citados ciclos de conciertos por la injustificable desidia/racanería municipal, que todavía podría traer peores consecuencias con la posible migración del Tanned Tin. Algunos pensarán que aún podríamos estar peor, teniendo en cuenta la que está cayendo en otras ciudades como Madrid, donde las salas de música en directo las están pasando canutas, como Diego A. Manrique ha explicado tan bien en su artículo “La ciudad bajo asedio”, publicado hoy en El País. Pero lo cierto es que algo se está moviendo en Castellón: decenas y decenas de grupos que no paran de tocar -algunos excelentes-, un buen puñado de concursos, gente dispuesta a organizar saraos, garitos dispuestos a acogerlos, unos cuantos estudios de grabación, nuevos locales de ensayo, una nueva tienda de instrumentos musicales en la calle Enmedio, público ávido de diversión, ganitas en el ambiente… Eso es complicado de parar. Y la crisis, lejos de reprimirlo, lo retroalimenta.

Una de esas personas de las que hablaba es Toni Porcar, un tipo muy amable que toca la guitarra en el grupo castellonense de rock Motel y que hace más de una década anda enredado con la gestión de locales de ensayo, primero en una granja de la Quadra Segona y ahora en lo que ha bautizado como Soda Rock, en el polígono La Residencia (el del Tango). Siempre pensando antes en la comodidad de los grupos y el equipamiento de los locales que en el negocio. No es extraño que finalmente haya abierto un pub-sala de conciertos, aunque le ha costado muchísimo tiempo debido a la carrera de obstáculos de las licencias municipales y las reticencias vecinales. Se llama Veneno Stereo -como el título de uno de los discos de Motel- y está situado en la calle Alcalde Tárrega de Castellón, en la misma acera que el Averno (ex Ricoamor), pero más cerca de la plaza María Agustina. 

Es un garito pequeño y acogedor, en forma de tubo, con un escenario totalmente equipado para acoger conciertos de música en directo. Y, sobre todo, bien insonorizado. Empezará con conciertos acústicos y jam sessions a bajo volumen para ver “cómo respiran los vecinos”, pero Toni Porcar espera poder llenar de grupos locales y nacionales el escenario de su local más pronto que tarde.

El otro nuevo escenario es el que tiene previsto abrir en 2009 todos los viernes la discoteca Mum del Polígono los Cipreses, con la intención de traer a su sala de 800 metros cuadrados a bandas de rock con tirón de la escena local y nacional. Han hecho un llamamiento a grupos de todo el país a través de distintas webs, como Manerasdevivir, pero -de nuevo- la tramitación de licencias ha retraso su apertura más de lo previsto.

Taxi gratis para ir al Zeppelin

Otra prueba de que el personal se mueve. La promoción “Te lo pagamos” del Zeppelin Club de Castellón. Es muy sencillo: si coges un taxi de Radiotaxi en la plaza María Agustina a partir de la 1.30 y te deja delante del Zeppelin o el Van Van (ex Dr. Slump, ambos en el Polígono Estadio), mostrando el ticket te lo descuentan del precio de la entrada en ambas discotecas. Me parece una idea estupenda para facilitar que la gente vaya y, además, sin coger el coche.

La punkà se apodera del Averno

Y ayer domingo fui a uno de los conciertos más punkis que ha habido en Castellón en lo que va de temporada, el de los valencianos Concentration Summer Camps y los barcelonenses Vicious Circle en el pub Averno, que todavía no había tenido ocasión de visitar. Para mi gusto, como si hubieran montado una colla en el antiguo Ricoamor, pero lo cierto es que organizan conciertos y se han hecho con una parroquia propia. Nada que objetar.

El concierto fue un áspero reencuentro con lo más crudo del punk: guitarras acopladas, baterías que se quedan enganchados, ritmos frenéticos, cantantes enloquecidos, micros que se rompen… Un auténtico infierno que tuvo momentos divertidísimos tanto por parte de los valencianos, gamberrismo en estado puro, como por la joven banda de Masnou, digamos que más bronca. Lo breve, si punk, dos veces bueno.

El Guiness de los Beatles se queda en intento por culpa de la lluvia

Por otro lado, ayer leí en El Mundo Castellón al Día que el intento de Récord Guiness de músicos interpretando la canción “All you need is love” de The Beatles, organizado por Castellón en Vivo el pasado sábado en la plaza Mayor para celebrar la inauguración de los locales de ensayo Tetuán XIV Music Boxes, no pudo prosperar a causa de la lluvia.  Había que superar los 147 instrumentos musicales diferentes en su interpretación, pero el tiempo de perros mermó sensiblemente la asistencia de músicos, por lo que finalmente el acto se tuvo que celebrar en los soportales del Ayuntamiento de aquellas maneras.

Unos locales de ensayo, los Tetuán XIV Music Boxes, que tienen buena pinta y son una excelente idea, pero cuyas bases ya están dando que hablar entre los grupos locales: cierre de las instalaciones el sábado a las 20.00, domingos y festivos cerrados y una extensa y engorrosa lista con hasta 22 condiciones de uso, algunas de ellas difíciles de llevar a la práctica.

Local 23 gana el Concurso Tour Revelación San Miguel 2008

La banda castellonense de pop-rock Local 23 resultó ganadora del Concurso Tour Revelación San Miguel -otra iniciativa de Castellón en Vivo- al recibir más votos del público que New Race en la final que se celebró el pasado viernes en la Salatal de Vila-real. Enhorabuena a los premiados.

El FIB pone hoy a la venta los abonos de 2009

El Festival Internacional de Benicàssim pone a partir de hoy a la venta los abonos para la edición de 2009, que se celebrará entre el 16 y 19 de julio, con un descuento de 10 euros. Así, los abonos de 3 y 4 días se pueden comprar ya a 145 y 160 euros, respectivamente. Del cartel, todavía no se sabe nada.

Además, el FIB también ha abierto ya las convocatorias para captar nuevos talentos en sus diferentes vertientes artísticas. La más conocida, el Proyecto Demo, concurso para grupos de música al que pueden inscribirse sin necesidad de tener que mandar CD ni ningún material; simplemente cumplimentando un formulario y actualizando su MySpace. También se abren las selecciones del certamen Scena Simulacro de teatro, el FibArt de instalaciones artísticas o para entrar en la sección oficial del Festival Internacional de Cortos FIB.

Por último, citar que el Espai d’Art Contemporani de Castellón ha presentado su candidatura a los premios nacionales Notodo 2009, que reconocen los eventos o espacios culturales más vanguardistas y activos del país. Un galardón que, por ejemplo, ya ha recibido el festival Tanned Tin. Si quieres contribuir a la causa, puedes votar en su web.

Faemino y Cansado actuarán en febrero en el Principal

Castelló Cultural ha presentado esta semana la programación de sus distintos espacios para el primer trimestre de 2009. Destaco las siguientes citas a parte del ciclo Ricoamor, del que ya hablé hace unos días:

-3 de enero. Auditori. Abba The Show.
-10-11 de enero. Teatre Principal. Circo Acrobático Nacional de Pekín.
-23 de enero. Espai d’Art Contemporani. Estreno de ‘Are You Experienced?’, exposición de la artista belga Ann Veronica Janssens.
-24-25 de enero. Teatre Principal. ‘Los cuernos de Don Frioleta’, de Valle-Inclán.
-29 de enero. Auditori. Abono de Invierno. London Philarmonic Orchestra.
-19 de febrero. Teatre Principal. Ciclo Monòlegs. Faemino y Cansado.
-27 febrero-1 de marzo. Auditori. Festival Sixties Rock Weekend.

 

SUGERENCIAS PARA EL MARTES 16…

 

16.00-20.00. Centre Social Sant Isidro de la Caixa Rural Castelló. XVII Setmana Alternativa de Castellón. Taller de blogs a cargo de Sergio Gutiérrez, “Nuevas formas de lectura y escritura en la web”, con una visión introductoria a las redes sociales y la web 2.0.

19.30. Espai d’Art Contemporani de Castellón. Ciclo EspaiCinema Tardor. Proyección de la película ‘Cómo cocinar su vida’ (Alemania, 2007), de la directora Doris Dörrie, que cierra esta edición del cicle de cine. El trailer en español se puede ver en el vídeo de arriba. Doris Dörrie acompaña al maestro zen Edward Brown en sus conferencias y en sus clases de cocina para comprobar que cocinar, o mejor dicho, saber cómo cocinar, es cuestión de cuidarse uno mismo y cuidar a los demás. El filósofo, profesor y maestro zen enseña la sensualidad de hacer pan, la filosofía de los rábanos y la serenidad de las zanahorias para ofrecernos esta delicia culinaria que muestra la sabiduría que encierran sus consejos prácticos. Color. 100 minutos. Versión original en alemán subtitulada al castellano. Dos pases más el miércoles 17 a las 22.00 y el jueves 18 a las 19.30 horas. Entrada libre hasta límite de aforo.

20.00. Auditori de Castellón. Ciclo Gent d’Ací. Concierto conmemorativo del 50 aniversario del fallecimiento del poeta castellonense Bernat Artola, con la interpretación de canciones de José Godes con textos de Bernat Artola, a cargo de la soprano Margarita Fernández, el pianista Alejandro García y el contrabajista Leopoldo Adanero. Entrada: 10 euros.

20.30. Sala Four Seasons. Four Films. Especial Navidad: ‘V, la serie’, organizado por el Aula de Cinema i Creació Juvenil del Servei d’Activitats Socioculturals de la Universitat Jaume I. Proyección de la primera parte de La Batalla Final. El Four Seasons recupera una de las series más míticas de los ochenta, dirigida por Kenneth Johnson. ‘V’ es la historia de unos alienígenas que bajo una apariencia humana se presentan ante la humanidad de forma amistosa alegando que necesitan nuestra ayuda para obtener productos químicos que solucionen los problemas medioambientales de su planeta y, a cambio, ofrecen fabulosos avances tecnológicos. Son recibidos con entusiasmo y las dos razas empiezan a cooperar, pero mientras que algunos humanos incluso se enamoran de alguno de los visitantes, el periodista Mike Donovan no se fía de los alienígenas y trata de averiguar si detrás hay algo más. 90 minutos. Entrada libre.

…Y PARA EL MIÉRCOLES 17

Fotograma de la pelicula 'El Sopar', de Pere Portabella.

Fotograma de la película 'El Sopar', de Pere Portabella.

22.00. Distriz Café Rock (C/ Enmedio, 154). Ciclo de cine ‘Presos i preses polítics’, organizado por el Aula de Cinema i Creació Juvenil del Servei d’Activitats Socioculturals de la Universitat Jaume I. Proyección de la película ‘El Sopar’ (España, 1974), dirigida por Pere Portabella. Grabada de forma clandestina, la película muestra una cena a la cual asisten diferentes personas, todas ellas con el nexo común de haber pasado pasado por la prisión. Durante la cena hablan de su experiencia como presos políticos. 90 minutos. Entrada libre.

23.30. Pub Terra.’ Jam session’ de jazz a cargo del taller de música de la Univeristat Jaume I. Entrada libre.

Anuncios

Muck & The Mires, guapísimos. El FIB 2009 ya tiene fechas. El ciclo Ricoamor vuelve el domingo. Y me voy a Sitges.

Canciones cortas y directas. Sonidos de largo recorrido. Muck & The Mires se marcaron un estupendo concierto el pasado miércoles en la sala Four Seasons de Castellón. Guitarras garageras, bajista de competición, coros guapísimos y, sobre todo, estribillos redondos. ¿Qué más se puede pedir? El grupo de Boston venía abalado por el pasado de su líder en The Queers, por haber taloneado a MC5 en 2006 y por haber ganado la Little Steven’s Underground Garage Battle of the Bands. Y no defraudaron. Sudaron e hicieron sudar.

Muck & The Mires basó su actuación en su último disco, ‘1-2-3-4′, sin desperdicio alguno como lo demuestran canciones como “You better write your number down” (segundo vídeo de arriba), pero también repasaron temas de ‘Beginner’s Muck’ y se dejaron la piel en su nuevo single, “Doreen” (primer vídeo de arriba), un temazo garage-punk sin paliativos. Para mi gusto, la banda norteamericana brilló mucho más en la recta final del concierto, cuando enlazaron trallazos de punk-pop y rock con mucha más solvencia que con los medios tiempos.

Muck and The Mires actuaron anoche en Madrid y lo harán hoy viernes en el Estudio 27 de Burgos y mañana sábado en el Funtastic Drácula Festival de Valencia. El próximo concierto en el Four Seasons será el viernes 17 de octubre, con la actuación de Torazinas y Sugus.

Por otro lado, la organización del FIB anunció ayer las fechas para la próxima edición de 2009: será del 16 al 19 de julio en el recinto de conciertos de Benicàssim. Del cartel todavía no se sabe nada. Desde aquí una petición alocada: que traigan a David Bowie, por favor. No se me ocurre mejor manera de celebrar por todo lo alto el 15 aniversario del festival.

 

Y en media hora me voy a Sitges, a la 41 edición del Festival Internacional de Cinema de Catalunya. Creo que voy a ver bastantes caras conocidas durante el fin de semana. La primera ‘frikada’ que haremos es asistir a las 19.00 la Eastpak Zombie Walk, una marcha de muertos vivientes para conmemorar el 40 aniversario del estreno de ‘La noche de los muertos vivientes’. Para rematar la jugada, a las 21.00 en el Passeig de la Ribera, hay un concierto con la actuación de Motorzombis, Eyaculación Post Mortem, Dulcamara, Secret Army, Los Brioles y Los Tiki Phantoms. Psichobilly, rockabilly, punk, surf, metal y frikismo de todo pelaje para parar un carro, vamos.

A partir de ahí, el plan ya se centra en el cine. Esta noche tenemos previsto ir a la sesión golfa del Teatro El Retiro, dentro del ciclo Midnight X-Treme, con la proyección de ‘Automaton Transfusion’, ‘Dance of the Dead’ y ‘Virus Undead’. Mañana sábado, más pelis: ‘Anamorph’ (de la Sección Oficial y protagonizada por Willem Dafne), ‘The Objective’, y sesión golfa doble algo sanguinolenta en la Sala Tramuntana: ‘Long Weekend’ y ‘Donkey Punch’. Ya veremos si podemos con todo.

Por aquí, más punk-rock garagero: hoy viernes a las 22.30 actúa M.O.T.O. en la Sala Japan de Vila-real, con el debut de la banda local Gris-Gris como teloneros. Mañana sábado actúan La Frontera y La Guardia en el Recinte de Festes de Almassora, a la media noche y a 10 euros la entrada.

Y el domingo vuelve el ciclo de conciertos Ricoamor al Auditori de Castellón, con la actuación de Cooper, a las 20.00 horas y con entrada a 12 euros. El grupo de Álex Flechazos presentará su último EP, ‘Lemon Pop’, que lleva el inconfundible sello de la casa. Calidad asegurada.

Además, mañana sábado a las 19.00 horas el pub Terra acogerá la primera semifinal del concurso Castellón en Vivo, con la actuación de Última Bala, The Por Ella Runners, Forn y New Race. Y el domingo el Servei d’Activitats Socioculturals de la Universitat Jaume I proyecta, también en el pub Terra pero a las 20.00, la segunda película del ciclo dedicado a Charles Chaplin: ‘La quimera del oro’.

El festival más chulo que hay

 

Como cantaron Manolo y Genís de Astrud en plena calle de Benicàssim en agosto de 2004, el FIB es “el festival más chulo que hay”. En dos de sus acepciones: la de fresco-audaz  y la de presumido-atrevido, casi en el sentido castizo. Pese a la guerra de festivales y el descenso en la asistencia de público, este año lo ha vuelto a demostrar. Porque es una chulería atrevida y muy madrileño-leonesa juntar en el mismo escenario, el mismo día y de forma consecutiva, a Leonard Cohen, Enrique Morente y Morrissey –aunque este último, a mi juicio, pinchara- y porque se me ocurren pocas cosas más frescas y audaces que conciertos como los que ofrecieron Facto Delafé y Las Flores Azules, Battles o El Guincho.

Para mí ha sido el FIB de la histórica actuación de Leonard Cohen, con ese saludo sombrero en mano y una media sonrisa llena de leyenda y de agradecimiento, de los momentos perturbadores de Morente y Lagartija Nick y de su profanación flamenca del Escenario Verde, de la zozobra emocional vomitada por My Bloody Valentine, del reencuentro con la Siouxsie más elegante y con los  New York Dolls más punkrockeros, de la confirmación de grandes hallazgos como These New Puritans o del bailoteo más hedonista con Róisín Murphy y Mika.

 Y, en especial, ha sido el año de nuestros grupos, del carpetazo definitivo al falso e infundado soniquete sobre su pequeñez. Ha habido diferentes pruebas de fuego, que de poco nos abrasan. Facto Delafé y Las Flores Azules (vídeo de abajo) se descolgaron con un concierto sencillamente memorable, desbordante de empatía y complicidad. La Casa Azul proclamó su revolución sexual ante miles de devotos que la bailaron y la sudaron, y puede que incluso la practicaran. El Ghincho nos llevó de viaje lisérgico y salvaje. Y Single dieron una clase de clase. Para próximas ediciones va a ser difícil de entender que algunas de esas bandas no sean programadas en mejores horarios o escenarios, aunque el ejemplo de Belle & Sebastian (nada que ver el concierto de 2001 en la carpa con el de 2004 en el Escenario Verde) da que pensar. Quizás sea mejor dejar que las cosas surjan espontáneamente como este año.

Y, sin duda, el XIV Festival Internacional de Benicàssim ha sido el de la autodestructiva guerra de los festivales (que según las cifras oficiales ha ganado de calle al Summercase), acechado por la crisis económica, cada vez con más ingleses y menos españoles y con menos afluencia de público que otros años. Pero, lejos de ser un inconveniente, esto último ha provocado que todo fuera más cómodo: menos aglomeraciones en el Escenario Verde (por primera vez en una década era relativamente fácil disfrutar de un concierto en primera fila), menos colas para acceder al recinto, para las barras, para comer y para los baños.

Un último apunte general: el sonido. Mientras que en las carpas sigue siendo por lo general excelente, lo del Escenario Verde no se alcanza a comprender después de tantos años en el mismo recinto. La mayoría de conciertos suenan como una bola de bombo y bajo, atravesada por algunas guitarras estridentes y voces exageradamente predominantes, llegando a estropear por momentos actuaciones como las de Morrissey, Siouxsie o Black Lips.

A continuación, lo que me han parecido las principales actuaciones del FIB 2008 que he podido ver, teniendo en cuenta que el sábado no estuve por causa de fuerza mayor: Bruce Springsteen & The E Street Band en el Camp Nou (post anterior). Sería absurdo no reconocer que algunos los he visto claramente sugestionado. Otros, en especial los primeros de la lista, me sorprendieron por completo.

Leonard Cohen y Morente Omega con Lagartija Nick. El encuentro cósmico.

Para entender el significado profundo del encuentro de Leonard Cohen y Enrique Morente en el FIB lo mejor es leerse el fantástico reportaje de Lino Portela con fotos de Ángel Sánchez en El País. Pero sin conocer los pormenores de esa conexión casi cósmica entre los dos genios de la música y la poesía, sólo con algunos gestos y, sobre todo, con sus actuaciones sobre el Escenario Verde, se entendió todo. Las versiones, más bien reinterpretaciones, de ‘Omega’ (“Hallelujah” o “First we take Manhattan”) hicieron de puente entre dos conceptos muy distintos de transmitir emociones y, al mismo tiempo, íntimamente conectados.

Leonard Cohen cantó bajo y grave, la batería sonaba arenosa, con escobilla, todos los instrumentos estaban en su sitio. Todas las canciones sonaron en su sitio. El concierto lució con la claridad y la serenidad del día. Sin poses, sin alharacas. Elegante. Puro contenido, 100% molla. Un poeta de 73 años, con su chaleco y su sombrero, se puso a desgranar sus poemas atemporales, trascendentes, en el mismo escenario donde horas antes y horas después se volvería a lo urgente. Y al mismo tiempo todas las canciones fueron tan reconocibles y tan cercanas, tan pertinentes…

Fue un concierto especial. Muy especial. Como una oportunidad única, y casi última, de poder disfrutar en directo de una leyenda de la música contemporánea y, encima, con toda su dignidad. Porque no recuerdo sobre un escenario un gesto más digno y auténticamente emocionante que el del viejo poeta canadiense llevándose su sombrero al pecho e inclinándose con una luminosa sonrisa para agradecer la sincera aclamación del público.

 

 

Y después llega Enrique Morente y saca a todo su clan para llenar el Escenario Verde -sí el de la purpurina y la sofisticación- de palmas y quejíos. Parecía una breve introducción hasta que irrumpiera Lagartija Nick para interpretar las canciones de ‘Omega’, pero el sarao flamenco que montaron los granadinos, incluida la aparición de Estrella Morente, se convirtió en un concierto en sí mismo. En una profanación flamenca del FIB, que había tenido sus atisbos el año pasado con Kiko Veneno en una carpa, pero que este año, después de Leonard Cohen y viniendo de Morente, adquiría todo su sentido.

Lo de Morente con Lagartija Nick fue para nota, sobre todo teniendo en cuenta el listón del que partían. Erik marcó el ritmo de la actuación de forma portentosa a la batería y Antonio Arias (qué gran tipo) puso con su guitarra eléctrica el lado siniestro y corrosivo de las canciones de ‘Omega’. El resto, lo llenó la voz de Morente. Un disco que cuando salió en 1996 -lo confieso- me dijo poca cosa y que el domingo en el FIB se transformó en el descubrimiento de una sensibilidad extraña, apocalíptica, catártica. Un conciertazo, de los que te agitan.

My Bloody Valentine. Un bello vendaval de ruido. 

Estaba con mis amigos en Spiritualized. Me dio rabia porque estaban haciendo un gran concierto, porque no entendía que los hubieran programado a la misma hora. Pero cuando llegó la hora me fui al Escenario Verde. My Bloody Valentine era el grupo que más me apetecía disfrutar del FIB de este año. Los vi solo. Lo primero que me sorprendió fue la poca gente que había frente al escenario. Adelanté posiciones. Empezaron a caer las canciones de esa banda sonora de mis momentos melancólicos que se llama ‘Loveless’: “Only shallow”, “When You Sleep”, “I only said” (vídeo de abajo), “Soon”… Sonaban como las había imaginado durante años. Crudas, envueltas de bruma, pero mucho más vigorosas que en el disco, por momentos quizás demasiado.

Casi sin darme cuenta fui avanzando entre el público, hasta que me encaramé a la primera fila. No vi que Kevin Shields, Colm O’Ciosoig, Belinda Butcher y Deb Googe se cruzaran ni media mirada. Es más, Kevin Shields estaba como ausente, con actitud casi autista, absorto y engullido por su propio ruido. Envuelto y tamizado por las proyecciones abstractas, que generaban la atmósfera idónea para sus canciones. Cerré los ojos y su liturgia de distorsión y susurros me atrapó, me azotó. Sin metáforas, de forma física.

Y entonces llegó la gran traca final. Más de siete minutos de pura ‘mascletà’ sónica, haciendo crujir el arsenal de amplis y sin dejar de rasgar una de sus múltiples Fender Jaguar. A algunos les pareció excesivo. A mí me abrumó y, como decía la acertada crónica de Carolina León para el Fiber, me purificó.

Facto Delafé y Las Flores Azules. Dale gas, que esto no se pare.

Preveían un “bolo divertido e intenso” en una entrevista con la nueva televisión del FIB y lo clavaron. Saltó la chispa. Para que un concierto se convierta en algo tan especial han de confluir distintas circunstancias: que el grupo esté en su punto, que el público le tenga ganas, que suene bien, que las canciones fluyan… El jueves del FIB se cumplieron todas con Facto Delafé y Las Flores Azules en la carpa Fib Club. Óscar Daniello, Helena Miquel y Marc Barrachina parecían tocados por una barita mágica.

Disfrutaron cantando sus canciones e hicieron disfrutar al público, que nos lo pasamos en grande. Tocaron sus mejores temas de ‘El monstruo de las Ramblas’ y de ‘La luz de la mañana’, mis preferidas (“Enero en la playa” o “Gigante” –vídeo de abajo-) y hasta la sintonía del programa de radio que escucho todas las tardes que puedo, Disco Grande. Uno de los grupos herederos de la mejor tradición pop de este país (Family, por ejemplo) triunfaron como la Coca-cola ante su público, el del FIB, con sus hermosos paisajes pop dichos a través del hip-hop, a base de imágenes cotidianas, sencillas pero radiantes, y verdades que alivian. Sonaron dulces, y al mismo tiempo enérgicos, bailables, impresionantes.

Óscar estuvo pletórico, dando gas durante todo el concierto, Helena fue la luz que da brillo a las canciones del grupo barcelonés, con esa deliciosa voz que llega a todas partes. Y lo que mejor hicieron: comunicarse y conectar con el público, como demostraron en ese coro unánime de “Siento lo mismo por ti”. Pero si hasta actualizaron el pasaje de “Enero en la playa”, en el que “España queda en cuartos en la Eurocopa”, cambiándolo por “Italia”. ¡¡¡“Manos arriba, esto no es un atraco, esto es una fiesta”!!! (Le agradezco a Pere Bastida que me los recomendara cuando no los conocía ni blas)

Siouxsie. La gran dama punk.

La tengo totalmente mitificada, la verdad; a través de discos, camisetas y chapas. Creo que Siouxsie me habría gustado aunque hubiera hecho un pésimo concierto. Pero no lo hizo. Es más, aunque tuvo altibajos, dejó momentos guapísimos y terminó de forma brillante con el gran single de su último disco ‘Mantaray’, “Into a Swan”. La prueba de que no fue todo autosugestión es que me adelanté para ver el concierto con un amigo que apenas la conocía, que empezó diciéndome que se iba para atrás porque no le molaba y terminó dando botes con “Into a Swan” y diciéndome que le había parecido la bomba.

Solamente por oír en directo y de su propia voz “Christine” (vídeo de abajo), “Hong Kong Garden” o “Happy House” ya hubiera valido la pena, pero es que además la vi realmente en forma, estilosa, hablándonos en castellano, tan bruja ella. Una pena que los que la acompañen ya no sean The Banshees

New York Dolls. La leyenda.

Otra de las benditas chulerías del FIB. En los primeros 70 inventaron una de las vertientes del rock que más nos apasionan a muchos y que ha marcado a gran cantidad de grupos desde entonces: el punk. Ya no llevan botas de plataforma, ni maquillaje, ni tampoco está Johny Thunders; a penas hay glam, vamos. Pero New York Dolls, resucitados por Morrissey como fan número uno, dieron el viernes del FIB un excelente concierto, lleno de energía y de autenticidad.

David Johansen y Sylvain Sylvain no necesitan desmarcarse de los tópicos punk-roqueros porque fueron ellos los que los pusieron en danza, léase riffs resultones o caras de malo. Y eso debe de quitar mucho peso de encima. Y se notó, porque lo disfrutamos. Curioso: en las primeras posiciones del Escenario Verde estaba media parroquia del Ricoamor de Castellón, donde New York Dolls fueron venerados, flipando con “Personality Crisis” (vídeo de abajo), con la versión de “Piece of my heart” de Janis Joplin o con “You can’t put your arms around a memory” de Johny Thunders, mítico miembro fallecido de la banda. Fue una pasada.

Ese mismo viernes, el Escenario Verde remató la jugada con dos conciertos más marca FIB, los de Róisín Murphy y Mika, ambos de lo más divertido y bailongo de este año. La primera estuvo pletórica, con ese estilo disco retro que suena tan actual y bailable. El segundo, con toda su pirotecnia colorista y jugona, incluidos muñecos hinchables gigantes y confeti. Mika ofreció uno de esos conciertos que gustan a propios y extraños, partiendo de ‘hits’ como “Relax, take it easy” y haciendo que todo sonara reconocible y digerible.

La Casa Azul. Love is in the air.

Aunque para concierto divertido, también el viernes, el de Guille Milkyway y sus músicos virtuales en pantallas de plasma verticales, esto es, La Casa Azul. Para que nadie tuviera dudas del tipo de concierto que se iba a marcar empezó despachando “La revolución sexual”. En la abarrotada carpa Fib Club se desató la locura. Sonó a himno y el público la coreó y la bailó como himno. Sin complejos. Gustándose y gustándonos con la música que nos pone. Creo que ese es el gran secreto de La Casa Azul: como los grandes deportistas, hace fácil lo difícil y disfruta con lo que hace.

La actuación fue una concatenación de melodías frenéticas y estribillos redondos, hasta que llegó otro de los momentos más guapos, cuando se marcó esa fantástica versión de “Love is in the air”. Este tío es un genio. Y acaba de empezar. Aquí se puede ver lo que le pareció a él.

 

El FIB, en definitiva, volvió a cumplir su misión. Unir a mucha gente de diferente pelaje entorno a la música que nos gusta. Más vídeos del festival en http://es.youtube.com/user/davisjapo y más información sobre los conciertos en el Fiber.

Mi agenda de conciertos para el FIB

PAU BELLIDO. Plácida siesta en la zona de acampada del FIB.

PAU BELLIDO. Plácida siesta en la zona de acampada del FIB.

Se acabó la siesta. Ya está aquí el FIB. Con más guiris que nunca (ya son mayoría) y si la lluvia no corta el rollo, como predice la Agencia Estatal de Meteorología (¡qué susto esta mañana!). Tras los aperitivos de anoche, con la Cita con la Danza en el Torreón y la inauguración de la ruta de instalaciones artísticas del FibArt, llega el momento de los conciertos, con una oferta de 102 actuaciones de bandas de todo el mundo (los que más: 30 españoles, 27 británicos y 19 norteamericanos), que también coincidirán con las propuestas de teatro, el festival de cortometrajes, la pasarela de moda y el curso de verano de la UJI sobre el montaje de un espectáculo teatral.

El IX Festival de Cortos FIB se desarrolla entre hoy jueves y el lunes en el Teatre Municipal de Benicàssim con la selección más internacional y ambiciosa de su trayectoria, en doble sesión (13.00 y 16.30), por 2,5 euros con pulsera y con un jurado de aúpa, que seguro provocará revuelo en la zona VIP del recinto: Eduardo Noriega, Joaquín Reyes, Espido Freire, Estíbaliz Gabilondo y Elena Gómez. Dos apuntes previos más: el FIB estrena este año emisión televisiva por internet (FIB TV) y también ofrece por primera vez servicio de alquiler de bicicletas
–más vale tardísimo que nunca jamás- a través de Do You Bike.

En los últimos años se ha convertido ya en un clásico que aparezcan rumores que atacan el prestigio del festival, cuyo foro por ejemplo ha generado sus propios exiliados; y más en el verano de la estéril y autodestructiva guerra de los festivales, en la que los propios promotores han entrado al trapo, a mi modo de ver de forma totalmente innecesaria, como se puede apreciar en el vídeo que ha distribuido el propio FIB a través de su lista de correo (abajo). Como dice mi madre, quien tiene la razón es el que ha de callar.

Yo me quedo con la música y aprovecho que tengo el festival al lado de casa. Durante los diez años que he trabajado para el periódico del festival y cubriendo el FIB para otros medios de información general he tenido la oportunidad de ver de cerca cómo funcionan algunas cosas de tan gigantesco evento. Es inevitable: cuando una cita así se hace tan grande pierde agilidad, reflejos y cercanía con el público; puede que todo se haga más pragmático. Quizás demasiado. Pero como voy a tratar de explicar a continuación, grupo por grupo, hay un buen puñado de razones para volver a disfrutar del FIB.

Esto no es más que una guía para ver los grupos que me apetecen, por distintas y subjetivas razones. Por días, horarios, escenarios y con enlaces a sus myspace. Con algunos solapamientos, pero espero que viable. Por si a alguien le puede servir. Se admiten -y se agradecerían- sugerencias.

Jueves, 17. FibStart

20.00–20.30. Escenario Verde. Aldo Linares. Un tipo simpático e inteligente, el dj y músico peruano afincado en Madrid es el que siempre ha pinchando la primera canción que suena en el FIB, todo un enigma hasta que lo hace. Desde el rock’n’roll de tupés al pop electrónico, también su propio technopop, pasando por todos los referentes del festival. Digamos que es uno de sus ideólogos.

20.30–21.20. Escenario Verde. Krakovia. El “supergrupo” de moda, con más y mejor pose. Liderados por la espectacular Vinila Von Bismark, cuentan con Petra Flurr, David Kano (Cycle) y Guille Mostaza (Ellos) entre sus miembros y con un álbum, “Road Movie”, que suena a todo menos a disco de debut. Pese a la insistencia de Subterfuge, a mí no me acaban de molar; me parece todo demasiado precocinado. Pero tengo ganas de verlos, por curiosidad y porque he leído que son buenos en directo.

22.00–23.00. Carpa Vodafone Fib Club. Single. Algunos lo tachan de tontipop y otros de pop pijo, pero a mí lo que hacen Teresa Iturrioz e Ibon Errazkin me va desde los tiempos de Le Mans y Aventuras de Kirlian. Este tipo de grupos, aunque duela decirlo, suele naufragar en grandes escenarios y festivales, pero las canciones de su disco “Pío pío” creo que tienen entidad suficiente para aguantar el tirón.

22.50–00.20. Escenario Verde. Sigur Rós. Según como les dé quizás sean demasiado rallantes para un directo festivalero, pero si aciertan en el tono pueden ser un puntazo. Porque los islandeses son capaces de generar sonidos ambientales, abismales, susurrantes, cinematográficos, de los que te tocan la fibra. Música superabstracta para abrirse de oídos.

1.20–2.20. Carpa Vodafone Fib Club. Facto Delafé y Las Flores Azules. España ya no se ha quedado en cuartos en la Eurocopa y habrá que ver qué canta Óscar D’Aniello cuando llegue ese pasaje en la canción “Enero en la playa”, del guapísimo ‘El Monstruo de las Ramblas’. Ese disco me atrapó hará cerca de dos años y todavía no los he visto en directo. Uno de los grupos españoles que mejor dicen el pop.

2.10-3.10. Escenario Verde. Black Lips. Sí, en el FIB también se puede escuchar buen garage-punk procedente de Atlanta, con guitarras fuzz, ritmos frenéticos y voces gritonas. Sabiendo con quien voy esta noche al festival, seguro que los veré de cerca. Puede estar guapo.

3.00–4.00. Carpa Vodafone Fib Club. Battles. Sólo podré verles un ratillo porque These New Puritans tienen preferencia. Sólo he oído las cinco canciones que tienen colgadas en el myspace. Son de Nueva York, le llaman ‘math rock’ a lo que hacen y suenan realmente bien. Creo que me va a costar irme al Escenario Verde.

3.30–4.20. Escenario Verde. These New Puritans. “Elvis” (vídeo de abajo), “SW o RDS of truth”, “Numbers AKA Numerology”… Su disco ‘Beat Pyramid’ tiene unas cuantas canciones que en directo pueden ser la bomba. Están en la línea del post-punk que tanto pega pero tienen un sonido y una forma de montar las canciones, con constantes cambios, muy particular. Uno de los grupos que más me apetece ver este año y que no entiendo por qué los han metido tan tarde y además el jueves.

Viernes, 18. Distorsiones históricas y disco-pop.

18.40–19.30. Carpa Vodafone Fib Club. The Rumble Strips. Divertidos. Una mezcla de soul y pop –por momentos suenan a The Smiths, como en “Girls and boys in love”- que puede ser de lo más entretenido en directo. Creo que van a ser ideales para empezar a desentumecer los músculos de cara a los tres días grandes.

19.00–20.00. Carpa Vodafone Fib Club. El Columpio Asesino. Surgidos del Proyecto Demo 2001 del propio FIB, el grupo navarro parte del rock como excusa perfecta para experimentar en diferentes direcciones. Fluor_kin tuvimos la suerte de compartir cartel con ellos en el So Musical Event (Some) de 2004 y la verdad es que en directo son unos bestias.

21.00–21.50. Escenario Verde. Babyshambles. En el FIB de 2006 la banda de Pete Doherty se descolgó con un conciertazo en la carpa Fib Club después de una gran incertidumbre por el estado en el que iba a llegar a Benicàssim. Entonces tenían las poderosas bazas de ‘Down in Albion’, producido por todo un Mick Jones (The Clash, pero es que ahora vienen con un espléndido ‘Shotter’s Nation’.

21.30–22.30. Carpa Fiberfib.com. El Ghincho. Uno de los fenómenos de la temporada, con más de 300.000 visitas en su myspace, que le ha llevado a girar a nivel internaiconal. Como dice la web del FIB, lo que hace Pablo Díaz-Reixa es algo tan sencillo de enunciar como difícil de materializar: “naturalizar un puzzle estilístico para entregar canciones alegres, sin que esto signifique que sean superficiales”. Tengo ganas de verlo en directo.

22.20–23.20. Escenario Verde. New York Dolls. David Johansen y Sylvain Sylvain, los dos supervivientes, están algo viejunos, pero merecen todo el respeto, porque viajan por todo el mundo con una extensa ristra de canciones para liarla bien liada, procedentes de dos obras maestras que sentaron las bases del punk-rock: ‘New York Dolls’ (1973) y ‘Too Much Too Soon’ (1974). Influyentes hasta hoy mismo, 35 años después. Leyenda viva. Imprescindibles.

23.30–00.30. Carpa Vodafone Fib Club. Spiritualized. Una de esas cosas incomprensibles que pasan a veces en el FIB: su concierto se solapa con el de My Bloody Valentine, dos grupos que probablemente gusten a la misma gente, como me ocurre a mí. Las melodías entrelazadas entre guitarras ruidosas de Jason Pierce hicieron historia con Sapacemen 3 y siguen sonando a gloria, como en el último disco de Spiritualized, ‘Songs in A&E’. Veremos lo que se pueda.

23.50-1.00. Escenario Verde. My Bloody Valentine. Para mí, uno de los principales atractivos del festival este año. Su disco ‘Loveless’ (¡de 1991!) es uno de los que más veces he escuchado sin cansarme, en especial una canción que me encanta: “I only said”. Una orquesta de distorsión de guitarras deliciosamente malsonantes, envolventes, evocadoras, que crean atmósferas cinematográficas. Me los perdí cuando taloneaban a The Jesus & Mary Chain en su gira de 1992 porque no tocaron en la sala Arena de Valencia. Espero poder disfrutarlos. Y por lo que he visto por ahí (en el vídeo de abajo, el pasado mayo en Londres) siguen en forma.

1.00–2.00. Carpa Vodafone Fib Club. La Casa Azul. Soy de los que piensan que Guille Milkyway es el mejor fabricante de estribillos redondos de este país, pese a que el frikismo lo apeara de su carrera eurovisiva. Me mola que canciones como “La Revolución Sexual” suenen en Benicàssim de voz de su autor y que las disfrutemos todos sin complejos. A bailar y sonreír.

1.30–2.30. Escenario Verde. Róisín Murphy. Al disco-pop de esta irlandesa ya lo comparan con el de Chaka Khan o Donna Summer. Procedente de Moloko, tiene una presencia como para hacer del escenario un club en el que canciones como “Let me know”, “Dear Miami” o “Overpowered” pongan patas arriba el recinto del festival.

3.00–4.00. Escenario Verde. Mika. Otro llenapistas. Mikahil Holbrook Penniman Ismaili, Mika, tiene una buena colección de ‘hits’ poperos, encabezados por “Relax, take it easy”. Hasta que el cuerpo aguante.

Domingo, 20

20.00-21.00. Escenario Verde. Leonard Cohen. El poeta, escritor, cantante y compositor canadiense tiene 73 años y hace 20 que no actúa en España. Muchos de los grupos que me gustan lo idolatran; no lo citan como influencia, sino como referente. Su forma tan grave de cantar -casi de decir o recitar las letras-, todo lo que representa, la estela mítica que le rodea, hace que su presencia en el FIB sea un acontecimiento. Es como para no perdérselo.

20.00-21.00. Carpa Fiberfib.com. Death Cab for Cutie. Coinciden con Leonard Cohen, por lo que será imposible verlo todo, pero el grupo de Ben Gibbard es uno de esos que siempre apetece escuchar, por sus canciones y su solvente directo. La mejor prueba de lo sobrado que va el músico de Washington es que su proyecto paralelo es nada menos que The Postal Service. Pop fresco para encarar la recta final del FIB.

21.30-23.00. Escenario Verde. Morente Omega con Lagartija Nick. El FIB es la última estación -de momento- del aclamado reencuentro de los granadinos. La web del festival define así el disco que van a interpretar: “Un poco de casualidad, un mucho de intención, una banda en estado de gracia –Lagatija Nick- y un cantaor sin par –Enrique Morente-, dieron como resultado un excelso álbum, ‘Omega’ (1996), de rock encrespado y cante lacerante, con la poesía de Lorca y cuatro canciones de Leonard Cohen –las favoritas de Morente- como hilo conductor de este monumental álbum, clave esencial de la música popular española de todos los tiempos“.

23.30-00.45. Escenario Verde. Morrissey. Con un concierto soberbio sobre el Escenario Verde en 2006 explicó porqué a él sí se le puede perdonar una espantada como la de 2004 en el FIB. Canciones y pasiones. Las de The Smiths y las suyas. Es una de las grandes personalidades de la música pop, capaz de transmitir y generar una complicidad íntima en medio de un festival multitudinario. Volver a escuchar “Panic”, sólo por poner un ejemplo, será un gustazo. En este FIB hay muchos nombres del cartel que están relacionados con Morrissey: fue fan de New York Dolls, ha colaborado con Siouxsie y, en especial, Leonard Cohen. Pura elegancia.

1.15-2.30. Escenario Verde. Siouxsie. Es una de mis debilidades desde que la vi actuar en la sala Arena de Valencia junto con The Banshees en 1991. Fue tan teatral y emotivo… Canciones suyas de los 80 como “Christine” (vídeo de abajo, este mismo mes en directo) y “Happy House”, aquel concierto idealizado y temas de su último disco como “Into a swan” son motivos más que suficientes para estar convencido de que pondrá un broche brillantísimo al festival. Para dejar buen sabor de boca. Recomiendo la entrevista de Elena Cabrera en el ADN.

Nos vemos en el FIB

Público del FIB enl a zona de acampada. PAU BELLIDO

PAU BELLIDO. Tres 'fiberas' en la zona de acampada del FIB, el pasado lunes.

Lo que son las cosas. Los ‘fibers’ tienen desde el pasado lunes una escultura conmemorativa (que más bien parece una peregrina, por cierto) en Benicàssim financiada por el todopoderoso grupo Gimeno. Hace catorce años, esparcidos de mala manera por solares de la Gran Avenida, eran mirados como perros verdes. En el verano de la gran guerra de los festivales de música, uno de los veteranos, de los pioneros, el Festival Internacional de Benicàssim, termina ya de desplegar su exuberante circo de escenarios y carpas en el recinto de conciertos junto a la N-340 y de instalaciones artísticas en la playa. El pueblo ya ha experimentado su mutación temporal, con ese ambientazo plagado de mochilas, pintas, pelos y gafas inverosímiles, coches con el volante en la derecha (cada año más), acentos varios y pieles albinas enrojecidas. Sol. Playa. Muchas ganas de pasarlo bien. Hedonismo. Como siempre, sin estridencias. A partir del jueves la música volverá a ser lo más importante.

PAU BELLIDO. Montaje del escenario verde del FIB, ayer lunes.

PAU BELLIDO. Montaje del escenario verde del FIB.

Los que hemos veraneado en Benicàssim durante la adolescencia nunca podremos olvidar las fiestas en la playa. Sentados entre barcas y hamacas; envueltos del ritmo sincopado de las olas del mar, la música de radiocasete (mandaban Ramones, The Smiths, U2) y estimulantes varios, incluidos aquellos ojos, brillantes y huidizos, que llevábamos clavados día y noche. Para mí el FIB tiene un profundo regusto a todo aquello. No es más que un mastodóntico montaje para, al final, compartir complicidades, sentirse más cerca unos de otros, como los veranos que estuvimos en la playa. Al principio, en los años del Velódromo (1995, 1996 y 1997), porque lo raro unía. Desde hace más de una década (en el macrorecinto ‘ad hoc’ junto a la N-340) porque, a pesar de su imparable crecimiento, no ha perdido la esencia.

Recuerdo nítidamente los nervios que sentía el viernes al mediodía ante el inminente comienzo de la primera edición del FIB, en el garaje de la villa de un amigo, junto al Velódromo, oyendo las pruebas de sonido de fondo. Lo había estado esperando todo el invierno. Para muchos poder disfrutar en 1995 o 1996 de The Jesus & Mary Chain, Stone Roses, Ride o The Charlatans en el mismo escenario, en pleno agosto, a trescientos metros del mar y entre miles de personas que hacían no sentirte un marciano, fue todo un hallazgo. Y mira que los solares yermos reconvertidos en campings, primero, y un cinematográfico tornado (nunca le perdonaremos que impidiera actuar a Pavement), después, lo pusieron difícil.

Primer cartel del FIB, en 1995. The Jesus & Mary Chain no actuó.

Primer cartel del FIB, en 1995. The Jesus & Mary Chain no actuó.

Ya nos habían embaucado. Habíamos disfrutado con muchos de los grupos que nunca hubiéramos imaginado ver en esas condiciones. Pero queríamos verlos todos. Y, de paso, enfrontarnos a una larga lista de grupos que, a pesar de que nos pasáramos el día pegados a Radio 3, aunque siguiéramos la pista a decenas de grupos en el Rockdelux y aunque el amigo ‘enterao’ hiciera malabarismos para reseñarlos, no formaban parte –todavía- de nuestra discoteca (a quién no le han preguntado en el FIB “¿y quiénes son estos?”). Pero había ganas por descubrir. Y así surgió el fenómeno Chemical Brothers y tantos otros, no por menos requetedichos, menos sentidos. Aquéllos habían dado amplitud de miras para poder valorar éstos.

Nació así la conciencia colectiva de estar asistiendo a un acontecimiento en cada una de sus ediciones. A pesar de aburrirse soberanamente ante grupos programados en el horario o en el escenario equivocados, o quizás porque, simplemente, se rozaba la extenuación. A pesar de sudar la gota gorda bajo una carpa a las seis de la tarde, intentando degustar tu grupo pequeño-mediano (algunos no tanto) favorito. A pesar de los escandalosos atascos, colas y clavadas. Incluso a pesar de que él o ella no te hiciera ni puto caso, ni en la carpa ‘dance’ pasados de vueltas.

Aquí se puede ver un excelente vídeo de Ben Gordon y Bernat Lliteras que explica todas esas sensaciones en imágenes. Y Astrud, en pleno pueblo de Benicàssim en 2004, también lo explican pero que muy bien en el vídeo de abajo.

Porque el cartel del FIB tiene tantos colores que siempre da en la diana. Tanto para el público más pop, como para el más rockista, el intimista, el noise, el tecno y, sobre todo, para la inmensa mayoría que se rinde a la seducción irresistible de grandes artistas, de gurús, como Brian Wilson, Morrisey, Black Francis, Alex Kapranos, Robert Smith, PJ Harvey, Lou Reed, James Murphy, Thom Yorke, Jarvis Cocker, Paul Weller, Ian Brown, Boby Gillespie, Suart Murdock, Fatboy Slim, Björk, Matt Bellamy, Michel Houellebecq, Jason Pierce, Robert del Naja, Matt Bellamy, Richard Ashcroft, Evan Dando, los hermanos químicos, J, Sideral… algunos de los cuales se han pasado por Benicàssim con distintas caras y proyectos.

Entre el extenso catálogo, siempre aparece la baraja de grupos que ese año uno se muere por ver y, de todos modos, siempre se aprecia un notable alto de nota media en la selección. Sin ir más lejos, las ganas de este año se poder ver por primera vez a históricos como My Bloody Valentine (vídeo de abajo), que cuando taloneaban a The Jesus & Mary Chain en la gira de 1992 no actuaron en Valencia y me los perdí, o American Music Club; de volver a disfrutar de la elegancia de Siouxsie; dejarse llevar por La Casa Azul, Gnarls Barckley o Mika;  repetir con Morrisey, apuestas seguras como Death Cab for Cutie o Spiritualized o constatar fenómenos como El Guincho o Facto de la fe y las flores azules. Los horarios se pueden consultar aquí.

Pese a la competencia caníbal entre festivales españoles, que digan lo que digan los promotores hace que los carteles se resientan, siempre mantenemos la esperanza de presenciar un concierto memorable, como los de Morrisey en 2006; Brian Wilson, Franz Ferdinand y Scissor Sisters en 2004; The Cure y Radiohead en 2002; PJ Harvey y Bell & Sebastián en 2001; Primal Scream en 2000; Massive Atack y Jon Spencer Blues Explosion en 1999; Björk en 1998; The Divine Comedy en 1997 o The Jesús & Mary Chain y Chemical Brothers en 1996.

Eso sí, sin estresarse. Que siempre queden los momentos para desconectar, sentado al fondo del escenario verde fumando un cigarro, paseando por el mercadillo o en el infravalorado festival extramusical del otro lado del recinto. 

PAU BELLIDO. 'Alfombra roja', Instalación de Kenneth Russo en el FIBArt.

PAU BELLIDO. 'Alfombra roja', instalación de Kenneth Russo en el FIBArt engullida por el mar durante el temporal del pasado sábado.

No en vano, festivales como el de cortos, el de teatro, el de danza o la ruta artística justificarían por sí solos una convocatoria ‘ex profeso’, si no fuera porque al FIB –a parte de que los creó- le vienen de perlas para descongestionar y dar vida a otros puntos del pueblo lejos de los conciertos. Porque tienen mucho sentido unidos y forman una oferta integral singular y creíble, que empapa a los asistentes, contribuyendo a la atmósfera tan especial que se genera en Benicàssim durante esta semana. Y que, después de esos días, se marcha con el circo del FIB.

Nos vemos en el FIB. A partir de mañana comentaré por aquí los grupos que voy a intentar ver, con horarios y el porqué. Espero que sea de tu interés. En la elaboración de este post he contado con la inestimable colaboración de Pau Bellido, autor de todas las fotos, tomadas esta misma semana, y también de la nueva cabecera del blog.

Cartel del XIV FIB, que empieza el jueves.

Cartel del XIV FIB, que empieza el jueves.

  • Calendario

    • julio 2019
      L M X J V S D
      « May    
      1234567
      891011121314
      15161718192021
      22232425262728
      293031  
  • Buscar