El día que The Fuzztones tocaron en Castellón

Un veterano aficionado a la música ‘underground’ me enseñó después del concierto una entrada de una actuación de 1987 con cara de “no ha sido lo mismo, pero no ha estado nada mal”. La llevaba para que se la firmaran. Anoche, entre el público del Four Seasons -lleno hasta los topes- había bastante gente que los había visto en aquella gira (los menos), en la de los primeros 90 y en la de 2003. Había ganas. Ambiente de concierto especial. Los Fuzztones en Castellón; quién lo iba a decir hace diez, quince años.

Era su sexto concierto en siete días. Su líder, Rudi Protrudi, tiene 58 años y su voz estaba algo cascada. El batería, Rob Louwres (presentado en el MySpace como “primitive drums & excessive alcohol consumption”), iba algo pasado de vueltas. Las guitarras, la Phantom y la Gibson, apenas se oían. Por momentos, sólo se escuchaba el órgano, afiladísimo, y el saxo. A pesar de todo eso, el concierto de The Fuzztones en el Four Seasons valió la pena.

Valió la pena escuchar todo ese torrente garagero y siniestro, salvajemente rock, de voz de uno de sus genuinos precursores. Y no solamente por fetichismo. Uno de los grupos que muchos mitificamos en los 80 y los 90 y que, se permiten presentar un disco nuevo, ‘Horny as hell’, algunas de cuyas canciones sonaron tremendas, como “Garden of my Mind“. Por no mencionar algunos de los clásicos que cayeron en la segunda parte del concierto.

Y, por esas conexiones que se dan a veces, el Four Seasons se permitió el lujo de ser escenario de un tributo de The Fuzztones al recientemente desaparecido Lux Interior, con una versión del “Human Fly” de The Cramps (vídeo de abajo) que hizo saltar chispas entre el público. Dos históricos de la escena ‘underground’ de las dos costas norteamericanas de los 80 de alguna forma presentes y unidos, por un momento, en Castellón. A estas alturas, y con el tute de gira que llevan, se le puede pedir poco más a Rudi Protrudi.

Los Suspiros, anunciados como teloneros en el cartel, no comparecieron. The Fuzztones actúan esta noche en Bilbao, mañana sábado en Portonovo, el domingo en Ponferrada, el lunes en Oporto y el martes 10 en Barcelona.

Muere Lux Interior, líder de los Cramps

cramps-lux-interior1

Era el año 91. A hurtadillas, mi hermano me llevaba a los conciertos de la sala Arena de Valencia. Guardo como oro en paño entradas de aquella época, de grupos que me alucinaron en directo: Ramones, Siouxsie & The Banshees, The Jesus & Mary Chain… Y la de arriba, la de los Cramps, la de aquel lunes 25 de noviembre de 1991. Un tío con pantalones de vinilo y zapatos de tacón de mujer se contoneaba por todo el escenario cantando y bailando espasmódicamente sus himnos psychobillies, destrozando micrófonos sin parar y retozando con todos los monitores del escenario. A su lado, una tía (Poison Ivy) dando mecha a su guitarra fuzz con estilazo.  Nunca podré olvidar el impacto que me produjo aquel concierto. Años después lo volví a ver en el Azkena Rock Festival de Vitoria, pero ya no fue lo mismo. Demasiado decadente para mi gusto. 

Era Lux Interior. Murió ayer miércoles a los 62 años “como consecuencia de una dolencia cardíaca”.  Me acabo de enterar en el blog de susi.a y después he leído el obituario La muerte del rey Zombie de Iñigo Palacios en El País. Me he quedado de piedra.  En seguida he recordado aquella actuación. Y la entrada. Y aquellos conciertos a los que me llevaba mi hermano cuando era un mocoso.

luxinterior