Sex Museum vuelve a llenar en Castellón 15 años después

Eran los años 1992 y 1993. Cuando el Ricoamor daba sus primeros pasos y Vila-real todavía era la capital de la música en directo de la zona. Cuando el campo de El Madrigal era conocido por los conciertos de rock y no por los partidos de Champions. Cuando había un pedazo de sala, el Vil Blues Atraction, que no paraba de programar conciertazos. Cuando Ximo Pacheca se atrevía a montar conciertos en su bar. A muchos Sex Museum nos recuerda todo aquello. Lo mejor de todo aquello, porque también nos tocó soportar trescientas mil veces a otros grupos que eran una auténtica lata. Pero Sex Museum, igual que Los Enemigos, Cool Jerks o Freedom, tocaron en Vila-real, Castellón y Almassora un montón de veces en poco tiempo. Parecían tener aquí su segunda casa. Y siempre la liaban. Había una sintonía especial con ellos.

Ahora tenemos otras salas, como el Four Seasons. Mañana sábado, 15 años después, Sex Museum vuelven a tocar en Castellón. Y se va a poner a reventar. De hecho, ya no quedan más que 15 entradas para la taquilla; se agotaron todas la semana pasada.

La banda madrileña llega para presentar su último trabajo, ‘Fifteen hits that never were’, y la expectación ha sido máxima. Como decía, el público de Castellón siempre ha rendido culto a uno de los mejores grupos de rock español de las últimas dos décadas. Y la excusa es perfecta, ya que Sex Museum presentará su primer recopilatorio después de más de 20 años de carrera, desafiando modas a base de garage, psicodelia y directos explosivos. Desde que publicaran su primer disco, ‘Fuzz face’ (1987), han conseguido desarrollar un sonido propio, en plena movida apostaron por el hard-rock y el garage en inglés, y coherente, que les ha llevado a triunfar no sólo en España, sino en otros países de Europa.

Su último trabajo, ‘Fifteen hits that never were’, recorre la última etapa de la banda (temas de los discos ‘Sonic’, ‘Speedkings’ y ‘United’), además de revisar y poner al día un par de canciones de sus primeros años, las míticas “Two sisters” y “Black mummy”. El quinteto madrileño ha aprovechado también la grabación de este recopilatorio para incluir una canción nueva, “Wassa Massa”, y un tema especial para la edición de lujo, “Brave Ulyses Goes Funky”. Arriba, vídeo de “Too Thin”. Nos vemos en el Four Seasons.

Sábado 29. 20.00. Sala Four Seasons. Concierto de Sex Museum, que regresan a Castellón con su incendiario rock garagero y un nuevo disco, ‘Fifteen Hits that never were’. Una de las citas más esperadas en lo que va de temporada. Entradas: 12 euros (las anticipadas se han agotado; sólo quedan 15 para la taquilla).

Anuncios

Josh Rouse. Buenas vibraciones

“No tienes que trabajar duro para disfrutar de la música de Josh Rouse. Sus canciones se te presentan a corazón abierto, con una inteligencia innata y una falta absoluta de pretensiones. Son clarividentes, tienen empatía y son penetrantes. Sin complacencias, buscan satisfacer tanto tu oído como tu entendimiento. Los versos te arrastran con su detallismo, musical y temático, y los coros te transportan y liberan. Resueltos sin parecer demasiado ordenados ni cariñosos”.

Estas palabras del prestigioso crítico norteamericano Anthony DeCurtis, extraídas del texto ‘Honest Things Last’ que ilustra su último disco, el recopilatorio ‘The Best of The Rykodisc Years’, describen perfectamente lo que a mucha gente nos pasa cuando escuchamos a Josh Rouse: que nos sentimos subyugados por sus canciones casi sin darnos cuenta. Como me ha vuelto a ocurrir desde que empecé a escuchar el mencionado doble disco. Como ya me ocurrió con ‘1972’, con ‘Nashville’, con ‘Subtítulo’.

“Directions”, “65”, “1972”, “Love Vibration”, “Come Back”, “My Love Is Gone”, “Quiet Town”… La lista de canciones imborrables de mi memoria, de canciones para siempre jamás, de canciones sencillas y tiernas, emocionantes, es larguísima. El cantautor norteamericano lleva componiendo a la suya desde hace una década, ajeno a las modas, siguiendo los patrones clásicos del pop y del country, con un sonido limpio, a base de irresistibles medios tiempos, creando ambientes luminosos, cálidos. Elegantes.

Bendecido desde sus inicios por Kurt Wagner de Lambchoc -fueron vecinos en Nashville-, Josh Rouse es de la misma estirpe de compositores que Bart Davemport y que el canadiense Ron Sexsmith, con los que a mi modo de ver comparte ese gusto exquisito por el pop atemporal, melancólico, de íntima complicidad. Nacido en Nebraska, ha vivido en Nashville, Valencia, Altea (Alicante) y ahora en Brooklyn, y explica que las melodías de las canciones le suelen salir cuando va de viaje, en las esperas de los aviones y en los propios vuelos. Y eso se nota. Porque de alguna manera muchas de ellas suenan a final de película, cuando aparecen los títulos de crédito. Para echar la vista atrás con una mirada limpia.

Este fin de semana Josh Rouse actúa en Valencia. Hace justo un año ya dejó un excelente sabor de boca en la sala Mirror/Cormorán, en la presentación de ‘Country Mouse City House’, pero esta vez el formato de los dos conciertos que ofrecerá el viernes y el sábado en el Black Note es con guitarra acústica y acompañado por un pianista. Como en el vídeo de arriba, en el que además he escogido “My Love Is Gone”, la canción preferida del propio Rouse.

Así que las canciones del norteamericano sonarán casi desnudas, esquemáticas, aferradas a sus seductoras melodías. Y seguramente caerán muchas del recién editado recopilatorio de sus discos en el sello Rykodisc (‘Dressed Up Like Nebraska’, ‘Home’, ‘Chester’, ‘Under Cold Blue Stars’, ‘1972’ y ‘Nashville’), que en el primer CD selecciona sus mejores temas y en el segundo recupera el EP ‘Bedroom Classics Vol. 1’ y algunas maquetas y descartes que no deberían de haberlo sido, como “Cannot talk” o “Princess on The Porch”.

Los dos conciertos de Josh Rouse en Valencia -su mujer, Paz Suay, es valenciana- son un paréntesis en su gira europea, ya que el pasado lunes actuó en Alemania y el próximo 3 de diciembre lo hará en Londres. Y, ya que lo he citado, la semana que viene también viene de gira por España Ron Sexsmith, aunque todos los conciertos pillan lejos de Castellón o entre semana.

También quería mencionar que he leído en Desconcierto.com que el Azkena Rock de Vitoria se adelanta de septiembre a junio (4, 5 y 6) en 2009 y que ya tienen algunas confirmaciones, como Lynyrd Skynyrd; y en Indiespot que el festival Summer Case podría no celebrarse el año que viene. Por último, en Jenesaispop.com he encontrado un acalorado debate sobre el cierre de salas y garitos en Madrid como para tomar nota.

Viernes 28 y sábado 29. 22.00. Black Note Club de Valencia. Concierto acústico (guitarra y piano) del compositor norteamericano Josh Rouse. Reservas en Tranquilo Música. Entradas: 15 euros anticipada, 18 en taquilla.

(Esta entrada se la dedico a Jorge Izquierdo, en agradecimiento por haberme descubierto a Josh Rouse)

Castellón se abre hueco en la gran pantalla

Actores que triunfan a nivel nacional y jóvenes festivales que van ganando reputación, pero también nuevos realizadores que dan sus primeros pasos con resultados deslumbrantes, tanto a través de documentales como de cortometrajes. Sí, en Castellón también se hace cine. Algunos ejemplos: el festival de cortos Cineculpable de Vila-real, el laureado documental ‘La sombra del iceberg’, la película sobre el festival Tanned Tin ‘A Short Distance’ o el nuevo corto de Nacho Ramírez.

Empezaré por el joven director castellonense Nacho Ramírez, que acaba de colgar en su weblog el trailer de su nuevo cortometraje, ‘Susi la siniestra’, su proyecto de fin de carrera en la prestigiosa Escola Superior de Cinema i Audiovisuals de Catalunya (Escac). La historia es una adaptación de un relato de Angus Oblong, precisamente el que da título a su libro ‘Susi la siniestra y otras historias para gente rara’ (1993). El autor de culto norteamericano fue el creador de la serie animada ‘Los Oblongs’ (parcialmente emitida hace ya algún tiempo en Cuatro), inspirada en el mismo libro y caracterizada por su humor negro, con apariencia de cuento para niños pero con temática de adultos, jugando con deformidades, posesiones demoníacas o asesinatos, al estilo Tim Burton.

Protagonizado mayoritariamente por niños, como la actriz principal, Ariadna Maireles (en el papel de Susi) y Ramon Novell (Eric), Nacho Ramírez ha contado con la participación de los populares actores Paz Padilla y Lluís Marco. El cortometraje fue rodado el pasado verano en la gaudiniana Masia Freixa del Parc de Sant Jordi, en Terrassa. Y la verdad es que el trailer (arriba) tiene muy buena pinta: la niña no puede ser más inquietante, la fotografía está muy cuidada y parece que Paz Padilla le vaya a dar el toque surrealista adecuado. Enhorabuena, Nacho. Desde ya, a la espera del estreno.

Seguimos con cortos. El XI Festival Internacional de Curtmetratges de Vila-real Cineculpable celebró el pasado viernes su gala de clausura en el Auditori de Vila-real, en la que se dieron a conocer los premios al mejor cortometraje de cine a ‘Imago Wings’ (trailer de abajo), del mexicano Jaime Hidalgo; al mejor corto en vídeo para ‘El ataque de los robots de nebulosa 5’, del alicantino Chema García Ibarra; y el premio del público para el laureado ‘Porque hay cosas que nunca se olvidan’, de Lucas Figueroa. El jurado estaba formado por José Antonio Escrivá, Joana Chilet, Daniel Gascó y Xavi Puebla y en la gala participó la popular actriz Marta Berenguer (Cámera Café). ¿Las malas noticias?: que el mejor corto provincial se quedó desierto y que el actor vila-realense Sergio Caballero anunció su despedida al frente del festival tras dos años.

El documental del Tanned Tin y la resaca del festival de este año

En cuanto al documental sobre el Tanned Tin, ‘A Short Distance’, simplemente decir que me ha encantado. Que capta perfectamente el mensaje, lo que significa el festival para los que nos gusta y para los que no lo conocen. Y que tiene un mérito tremendo por la escasez de medios y presupuesto con los que está hecho, suplida con inteligencia y horas de trabajo. ‘A Short Distance’, que fue estrenado en el Teatre Principal de Castellón el primer día del festival, fue realizado durante la pasada edición por Adam Brenes (un auténtico hombre orquesta: se lo hace casi todo él solito), Diego Climent y Daniel Alonso; con la producción de 24 Fotogramas, Javier Marzal y Robert Arnau; la colaboración del Laboratorio de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universitat Jaume I y el Aula de Cinema i Creació Juvenil; así como la participación de Acuarela Discos y Septiembre Recuerdos, organizadores del Tanned Tin. El resultado, una película musical de poco más de una hora dedicada íntegramente al festival con motivo de su décimo aniversario y que en la versión DVD (a la venta por sólo 5 euros) incluye actuaciones de 2007 de Refree, The Sea and Cake, Dirty Projectors, Boy Omega o Chris Brokw & Geoff Farina. Y una cosa que a me ha hecho mucha ilusión, y pido disculpas: los primeros recortes de prensa que aparecen en la película son del que escribe esto y de Raúl Rubio en Las Provincias (también aparece otro del ADN-Castellón).

Como sugieren en el concurrido foro del Primavera Sound sobre el festival, este documental sería una excelente carta de presentación para que los responsables públicos de Castellón reflexionaran sobre el apoyo que las instituciones locales prestan al Tanned Tin, motivo por el que la organización medita su continuidad en la ciudad, como comentábamos por aquí la semana pasada. No en vano, el mentor del festival, Jesús Llorente, ha dejado hoy  un comentario en su blog que da que pensar.

‘La sombra del iceberg’ se estrenará en diciembre

Dos buenas noticias más sobre cine hecho en Castellón, en concreto sobre ‘La sombra del Iceberg’, el documental de investigación que abre interrogantes sobre la histórica foto ‘Muerte de un miliciano’ de Robert Capa, codirigido por un profesor de la Universitat Jaume I, el castellonense Hugo Doménech, y el periodista valenciano Raúl M. Riebenbahuer, del que ya hablé por aquí hace algunas semanas. Por un lado, este mismo mes la cinta ha recibido el segundo premio de la la primera edición del Festival de Cine Documental de Jaén, que se suma a los galardones recibidos en certámenes de México y Tenerife, y las selecciones en los de La Habana y Roma. Precisamente por ese excelente recorrido festivalero, la productora del documental, la valenciana Dacsa Produccions, ha decidido finalmente estrenarlo en salas comerciales a mediados de diciembre en las principales capitales del país. En Castellón todavía no hay sala para el estreno. ¿Podría ser la del Espai d’Art Contemporani? Sólo es una atrevida sugerencia. Seguiremos informando.

Además, esta semana continúan los ciclos EspaiCinema Tardor y sobre Alan Alain Resnais de La Filmoteca  en el  Espai d’Art Contemporani de Castellón (más información abajo en las recomendaciones para esta semana) y concluyen los del Aula de Cinema i Creació Juvenil de la UJI programados para el mes de noviembre: el Ciclo Pandilleros en el Four Seasons con ‘Navajeros’ (martes); el Ciclo Woody Allen en el Distriz Café Rock con ‘Delitos y faltas’ (miércoles); el Ciclo Paul Newman en el Pub Terra con ‘El Golpe’ (domingo); y el Ciclo Fronteras-La valla de la vergüenza, organizado por el Col·lectiu Escletxa, con ‘A Scanner Darkly’ (también el domingo 30).

Sr. Mostaza, el volumen de los conciertos y la cháchara

Cambiando de asunto, el concierto de Sr. Mostaza del pasado viernes en la Sala Four Seasons de Castellón, en el que presentaban su nuevo disco, ‘Somos poco prácticos’, tuvo un inconveniente que en la zona donde yo me encontraba se impuso a la indudable calidad del repertorio del grupo valenciano: un volumen incomprensiblemente bajo mezclado con el murmullo del público. No me voy a extender, porque tanto Enrique Ballester como Lidón Barberá, seguramente mejor situados que yo en la sala, han publicado ya excelentes críticas de la actuación. Simplemente me gustaría plantear una pregunta doble, que también me la hago a mí mismo: ¿El volumen de un concierto de rock no debería de disuadir al público de entablar cualquier conversación y, si el público quiere escuchar la actuación a pesar del insuficiente sonido, no debería dejar la cháchara para cuando termine?

Los programadores de actuaciones en directo en Castellón siguen sin relajarse. El Ciclo Ricoamor traerá al Auditori a la superbanda power-pop australiana The City Lights (el Ruta 66 de este mes lleva un amplio reportaje del grupo) el domingo 25 de enero. Y la Sala Four Seasons a Los Amigos Imaginarios de Santi Campos el sábado 24 de enero. Bien, bien.

Por último, antes de dejarte con las sugerencias para esta semana en Castellón, agradecer a Eduardo Guillot que haya incluido a Nomepierdoniuna entre las webs recomendadas en su sección musical de La Cartelera del diario Levante.

SUGERENCIAS PARA ESTA SEMANA:

MARTES 25

19.30. Espai d’Art Contemporani de Castelló. EspaiCinema Tardor. Proyección de la película ‘Soom’ -Aliento- (Alemania, 2006), del director Matthias Luthardt. Se volverá a proyectar el miércoles 26 a las 22.00 y el jueves 27 a las 19.30. Versión original subtitulada en castellano. 89 minutos. Entrada libre hasta límite de aforo (55 personas).

MIÉRCOLES 26

20.00. Auditori de Castellón. Sala Sinfónica. Abono de Otoño. The English Concert (orquesta y coro). Una de las más prestigiosas formaciones especializadas en música barroca y clásica a nivel internacional con más de 30 años de trayectoria, que bajo la dirección de Trevor Pinnock interpretará la ‘Oda a Santa Cecilia’ de Haendel y ‘La Reina de las hadas’ de Purcell. Con la contralto Carolyn Sampson y el tenor Allan Clayton. Entradas: 15-35 euros.

20.00. Centre Social Sant Isidre de Caixa Rural Castelló. Inauguración de la exposición del II Concurso de Fotografía Fundación San Isidro ‘Parajes de Nuestra tierra’. Abierta hasta el domingo 7 de diciembre. Entrada libre.

JUEVES 27

12.30. Àgora de la Universitat Jaume I. Presentación del proyecto Quiosc.cat. Màrius Asensi presenta el disco ‘Els teus arguments’ (Sama Rec, 2007). Folk psicodélico anglosajón, blues y armonías mediterráneas.

19.30. Museu de Belles Arts de Castellón. Acto de la programación del 800 Aniversari Jaume I. Un pasta per a un futur. Proyección del documental ‘Jaume I. Rei dels Valencians’, producido por RTVV.

23.00. Pub Terra. Concierto del grupo de rock Pussy Crackers. Entrada libre.

VIERNES 28

22.00. Black Note Club de Valencia. Concierto del compositor norteamericano Josh Rouse, uno de los mejores artesanos de canciones pop de los últimos años vuelve a Valencia un año después de presentar ‘Country Mouse City House’ para ofrecer dos conciertos acústicos en los que estará acompañado por un pianista y repasará su reciente disco recopilatorio ‘The Best Of Rykodisc Years’. Josh Rouse volverá a actuar el sábado 29 en el Black Note. Reservas en Tranquilo Música, organizador del concierto. Entradas: 15 euros anticipada, 18 en taquilla.

23.00. Sala Japan de Vila-real. Concierto de la divertida banda canadiense de reggae-ska-soul The One Night Band, que presenta su disco ‘Hit & Run’, taloneados por los castellonenses The Bandits, en su debut en directo, y el dj Jamaican Memories para rematar la jugada. Entrada: 6 euros.

SÁBADO 29

20.00. Sala Four Seasons. Concierto de Sex Museum, que regresan a los scenarios con su incendiario rock garagero y un nuevo disco, ‘5 Hits thtat never were’, lleno de sorpresas y revisiones de su mejor pasado (“Two Sisters”). Una de las citas más esperadas en lo que va de temporada. Entradas: 12 euros (las anticipadas se han agotado; sólo quedan 15 para la taquilla).

sex_museum

20.00. Espai d’Art Contemporani de Castellón. ‘Concerto & Choreographies’ a cargo del Grup Instrumental Valencià, Jean P. Dupuy al piano y con la coreografía de danza de Lorena Calandín. Entrada libre.  

4.00. Discoteca Korova de Castellón (C/ Marqués de la Ensenada, 11). Inauguración del Club Beat, con los dj Marc Barceló, Caries y Kicker. Entrada gratuita y la primera cerveza gratis.

DOMINGO 30

18.00. Espai d’Art Contemporani de Castellón. Ciclo Alain Resnais de La Filmoteca. Proyección de la película ‘Muriel  ou le temps d’un retour’ -Muriel o el tiempo de un retorno- (Francia-Italia, 1963). Versión original subtitulada al castellano. Color. 116 minutos. Entrada libre hasta límite de aforo (55 personas).

19.00. Teatre Municipal de Benicàssim. Clausura del Reclam 2008. XVI Mostra de Teatre. La compañía francesa Les Bons Becs presentan ‘En Voyages de Notes’, un espectáculo músico-teatral y humorístico en el que el espectador viaja con los músicos (viento y percusión) alrededor del mundo con una sonrisa de oreja a oreja. Duración: 50 minutos. Entrada: 6 euros.

Sr. Mostaza. Improductivos y mágicos

Tenía pensado hacerle una entrevista a Luis Prado como previa al concierto de Sr. Mostaza mañana viernes en el Four Seasons de Castellón. Pero vi ésta de Juan Pablo Palladino en la revista Teína de octubre y varias más en medios valencianos y pensé que sería redundar. Y quería hacérsela porque, desde que vi a Sr. Mostaza el pasado mes de febrero en el Auditori de Castellón, me di cuenta de que el líder del grupo -colaborador habitual de Miguel Ríos o Fito & Fitipaldis- es uno de esos geniecillos casi anónimos que, de tan cerca que los tenemos, a veces no los valoramos lo suficiente. El compositor alicantino afincado en Valencia es un letrista descollante y toca el piano de maravilla. Y su música y sus directos, de referentes transparentes y clásicos (Beatles, Kinks, Zombies…), tienen una calidad poco frecuente en grupos de su generación en este país, sólo comparable a bandas como Bend Folds Five, que para mí es a lo que más se parecen realmente.

Sr. Mostaza presenta mañana viernes su tercer disco, ‘Somos poco prácticos’ (Hall of Fame Records), en el Four Seasons en un concierto muy esperado por la afición local. Porque cuando un grupo se marca un conciertazo como el que dieron en el Ciclo Ricoamor del Auditori, eso corre como la pólvora en Castellón. Los que lo vieron no se lo querrán perder y los que no, tampoco. Así que el llenazo está casi asegurado. Aquel día les salió una actuación redonda y, por si fuera poco, lo hicieron junto a un Bard Davenport en estado de gracia, al que Sr. Mostaza acompañó de forma magistral en un par de canciones (¡Y cómo les quedó “Euphoria“!).

De hecho, algunas de los temas del nuevo disco, como “Regresos inesperados” (vídeo de arriba) o “Minitragedia de Arconada”, ya sonaron en aquel concierto. Tanto esas canciones como la que da nombre al disco, “Somos poco prácticos”, o “Himno pop para usted” tienen una continuidad muy clara con los mejores momentos de su anterior trabajo, ‘Mundo interior’: “Ahora comprendo bien”, “La sonrisa de las chicas con aparato”, “Momento Garci”…, que seguro que caen mañana también. Letras ingeniosas, de esas que dicen con las palabras y las metáforas idóneas cosas que muchas veces pensamos pero no acertamos a expresar; un maravilloso piano omnipresente y estribillos redondos. Además, en directo Luis Prado adereza todo eso con comentarios sin desperdicio entre canción y canción. ¿Qué más se le puede pedir a un concierto de rock? Una cosa: que encima sólo cueste 6 euros.

Mañana viernes a las 20.30 también actúa Emily Jan White en el Espai d’Art Contemporani de Castellón dentro del ciclo EspaiSonor (entrada libre). Se trata de una singular artista norteamericana que desarrolla su estilo dentro del ‘dark folk’. Inició su carrera profesional tras una estancia en Francia y, a su retorno a EE. UU., maduró su propuesta en San Francisco, donde comenzó a realizar giras con su banda. Formada tanto por clásicos  del country como por compositores de blues, su propuesta musical también se nutre de la investigación en la cultura mitológica. Así lo cuenta la promo del EACC.

20.00. Sala Four Seasons. Actuación en directo del grupo valenciano Sr. Mostaza para presentar su tercer disco, ‘Somos poco prácticos’, (Hall of Fame Records). Entrada: 6 euros.

GUÍA PARA EL FIN DE SEMANA:

VIERNES 21

20.00. Auditori de Castellón. Concierto de décimo aniversario de la Orquestra Simfònica del Conservatori Superior de Música Salvador Seguí de Castellón, en el que estrenará una obra compuesta especialmente por Ferrer Ferran, titulada ‘Alba sapiencia’. También interpretarán el ‘Concierto para violín’ de Tchaikovky, con el violinista Vasco Vassilev como solista estrella y el valenciano Salvador Sebastiá, a la batuta. Entrada libre.

22.30. Auditori de Vila-real. Gala de clausura del XI Festival Internacional de Curtmetratges de Vila-real Cineculpable. La prestigiosa cita vila-realense dará a conocer los ganadores de la sección oficial de cortometrajes en cine (entre los que es posible que esté el laureado ‘Porque hay cosas que nunca se olvidan’ de Lucas Figueroa) y en vídeo, así como los galardones locales. La gala contará con Marta Berenguer (Cámera Café) como invitada de honor y la colaboración de Ana Fernández, Pepe Sancho, Lucía Jiménez, Diana Palazón o Ferran Gadea. La noche se cerrará con una fiesta en el pub Vil Blues de Vila-real a partir de la media noche.

22.30. Sala Japan de Vila-real. Doble sesión del mejor hard-rock valenciano, con la actuación de Uzzhuaïa y Kibah. Entrada: 12 euros.

22.30. Teatre Municipal de Benicàssim. Cicle Altres Músiques-Microconcerts. Concierto del veterano compositor de Alginet Remigi Palmero, que presentará su nuevo disco, ‘Sense comentaris’. Pop de autor, contemporáneo y comprometido, de uno de los impulsores del llamado rock mediterráneo durante los años de la Transición. Entrada: 6 euros.

23.00. Pub Enigma de Vila-real (C/ Pere Gil 11). Concierto de Panegírico al Legado (vídeo de arriba), que continúan su particular maratón de presentación del nuevo disco. Entrada libre.

23.00. Casino Antiguo. Ciclo Jazz a Castelló. Actuación de la banda de jazz barcelonesa Nelson Project, que nació como homenaje a uno de iconos de la historia del jazz moderno: el disco de Oliver Nelson “The Blues and the Abstract Truth”. Entrada libre.

SÁBADO 22

15.00. Casal Jove de Les Alqueries. Fiesta de primer aniversario del Col·lectiu Escletxa de Borriana, con Free Jam Session, exhibición de graffitis y proyecciones (15.00-19.00), la actuación del cantautor folk de la Vilavella Josep Lluís Notari (19.00) y los conciertos de los burrianenses Perversiones, el hip-hop de Rapsodas y los locales El Malvado Mono (22.00), para rematar con los dj Murcy y David. Entra libre.

19.30. Auditori Municipal de Benicàssim. Reclam 2008. XVI Mostra de Teatre. Proyección del documental ‘La silla de Fernando’ (2006), particular homenaje de David Trueba al maestro Fernando Fernán-Gómez. Se volverá a proyectar el domingo 23 a las 22.30. Entrada: 3 euros.

20.00. Espai d’Art Contemporani de Castellón. Concierto de piano, paino preparado y piano de juguete a cargo de la prestigiosa pianista estadounidense Margaret Leng Tan (vídeo de arriba) bajo el título ‘The Perilous Night’, dentro de la exposición ‘John Cage. Paisatges imaginaris, Concerts & Musicircus’. Entrada libre. 

 20.00. Pub D’Leyend. Concierto del grupo castellonense Panic Idols. Entrada con consumición: 3 euros.

22.00. Pub El Corb de Benicàssim. Cuartos de final del concurso Tour Revelación San Miguel. Concierto del grupo burrianense de punk-rock Puk*2 y los castellonenses Mr. Croquet. Entrada libre.

22.00. Sala Japan de Vila-real. Concierto metalero de los ondenses Aloud, que presentan su disco ‘Regeneración’, de los castellonenses The Woody’s Secret y de los valencianos Destino Zero, también con nuevo CD. Entrada: 6 euros.

alain-renais-delphine-seyrig

22.30. Espai d’Art Contemporani de Castellón. Ciclo Alain Resnais de La Filmoteca. Proyección de la película ‘L’Année Dernière à Marienbad’ -‘El año pasado en Marienbad’- (Francia-Italia, 1961), protagonizada por la bella Delphine Seyrig (foto de arriba) y una de las más reconocidas del director, montador y guionista francés que, junto a François Truffaut y Jean-Luc Godard, fue una de las principales figuras de la ‘Nouvelle vague’ que revolucionó el concepto del montaje y la fotografía en el cine moderno. Versión original subtitulada al castellano. Blanco y negro. 94 minutos. Entrada libre hasta límite de aforo (55).

23.00. Casino Antiguo. Ciclo Jazz a Castelló. Actuación del grupo madrileño de Nu-Jazz Marta Sánchez Trío. Entrada libre.

 

DOMINGO 23

18.00. Espai d’Art Contemporani de Castellón. Ciclo Alain Resnais de La Filmoteca. Proyección de la película ‘Mélo’ (Francia, 1986). Versión orginal subtitulada al castellano. Color. 112 minutos. Entrada libre hasta límite de aforo (55).

19.30. Caixa Rural de Borriana. Ciclo Fronteras-La valla de la vergüenza, organizado por el Col·lectiu Escletxa. Proyección de la película ‘Bajarse al Moro’ (España, 1988), de Fernando Colombo, protagonizada por Juan Echanove y con música de Pata Negra. Entrada libre.

20.00. Pub Terra. Ciclo Paul Newman, organizado por el Servei d’Activitats Socioculturals de la Universitat Jaume I. Proyección de la película oscarizada ‘Dos hombres y un destino’ (EE. UU., 1969). Entrada libre.

No te vayas, por favor

El Tanned Tin baraja dejar Castellón y aceptar otras ofertas por “el escaso apoyo institucional”. Así titula Raúl Rubio su artículo publicado hoy en Las Provincias de Castellón. Aconsejo leerlo entero. No tiene desperdicio. Pero lo más sustancioso son algunas declaraciones que pone en boca de la organización: “No estamos contentos con el trato (de las instituciones públicas) y no podemos asegurar que la próxima edición se celebre en Castellón. Tenemos ofertas de otros ayuntamientos y uno de ellos nos ha dicho textualmente que quiere tener el festival en su ciudad”. “Tenemos problemas con el cobro de las subvenciones, que llegan tarde, meses después de la celebración del Tanned Tin, y los gastos son muchos”. Y, en contraste, subrayan el gran esfuerzo realizado este año, “para reunir a Come, una banda que era de las preferidas de Kurt Cobain, que hacía diez años que no tocaban juntos y que se han reunido expresamente para el Tanned Tin”.

No podía ser todo tan bonito. En el resumen del Tanned Tin hice una súplica temiendo que pudiera pasar algo así. Ese palco de autoridades vacío y cerrado con llave durante todo el festival no podía traer nada bueno. Sólo con que un responsable público con algo de sensatez se hubiera acercado el sábado a ver el concierto de Come esto sería mucho más difícil que ocurriera.

Sinceramente, espero que sea una estrategia de la organización para poner las pilas a las instituciones de Castellón con respecto a los plazos de cobro de las subvenciones. Porque si esto va en serio es como para echarse a llorar.

Come y The New Year hacen más grande al Tanned Tin

No quisiera parecer exagerado. Cada uno vive los conciertos y los festivales desde su particular estado de ánimo: sugestionado, con la aspiración de evadirse de las preocupaciones del curro; con curiosidad y ganas de descubrir cosas nuevas; o sencillamente para escuchar a los grupos que a uno le gustan. Si todo eso confluye, se satisfacen esas expectativas y además tienes la suerte de ir o encontrarte con buena compañía, entonces puede convertirse en una experiencia muy especial. Eso es lo que me ha pasado a mí, y estoy convencido de que no soy el único, en el Tanned Tin 2008, que terminó ayer domingo. La verdad, ha sido la leche.

El festival ya empezó muy bien, con las actuaciones de Arms, The Wave Pictures o Retribution Gospel Choir el miércoles y el jueves, como ya comenté en posts anteriores. Pero lo que ocurrió el viernes y el sábado (sobre todo lo que hicieron Thalia Zedek Band, Zu, Come, The New Year, Doveman, Deer Tick, Sr. Chinarro, Nacho Vegas…) hacen muy grande al Tanned Tin, que con un presupuesto ajustado, sin patrocinadores privados y una complicidad total entre músicos y público (conciertos sorpresa en los pasillos, músicos vendiendo y firmando discos, músicos mezclados con el público…) ha conseguido convertirse en la cita musical más cómoda que conozco y, lo más importante, en la que más y mejor se disfruta de la música.

Lo primero que me gustaría destacar es la calidad del sonido en el Teatre Principal de Castellón durante casi todos los conciertos. A la buena acústica de la bombonera de la plaza de la Paz se suman el buen hacer de los técnicos y el respetuoso silencio del público. De forma que las propuestas de los grupos llegan en la mejor de las condiciones posibles, casi sin interferencias. Y eso, que debería de ser una obviedad en todo evento musical que se precie, se ha convertido en una marca de distinción de la casa. Además, el escenario del Auditori, después del concierto de The Ex el año pasado, era casi mejor cerrarlo para siempre al Tanned Tin. Nunca se podría superar aquello.

En segundo lugar, y antes de pasar a reseñar los conciertos que más me gustaron del fin de semana, quisiera lanzar una súplica: Que no se lleven el Tanned Tin de Castellón. Ya sé que no nació aquí, que es un poco abusón tener dos de los mejores festivales de música pop del panorama estatal a 15 kilómetros de distancia (el otro es el FIB, claro), pero que no lo toquen, por favor. Que las entidades públicas y privadas de esta ciudad apoyen a la organización, Acuarela y Septiembre Recuerdos, para que supere el décimo aniversario con otro festival tan sugestivo como el que concluyó anoche.

Como decía, el viernes y el sábado pasaron cosas relevantes en el Teatre Principal. Para empezar, Thalia Zedek se quedó conmigo. Confieso que después de Come le había perdido algo la pista, incluso me despisté cuando actuó en el Ricoamor en 2005 (gentileza del Sons). El viernes en el Tanned Tin se marcó un concierto impresionante, eléctrico, repleto de energía y de cosas que decir. Apoyada en un batería, Daniel Coughlin, y un bajista descalzo, Winston Braman, dos fueras de serie, la cantante norteamericana desplegó los mejores argumentos de su último disco, ‘Liars & Prayers’ (Thrill Jockey), para dar unas cuantas lecciones de rock alternativo. Todas en una, guitarra eléctrica en ristre y con su voz desgarrada, tan auténtica. Canciones con pegada y con mensaje que, partiendo casi de la nada, se convierten en un torbellino de distorsión y ritmo que te zarandea sin compasión.

Aunque para zarandeos lo del trío más bruto que he visto en mi vida sobre un escenario: los italianos Zu. Algunos se salieron, quizás porque temían que el teatro se viniera abajo o quizás porque temían estropear el buen sabor de boca que acababa de dejarles Thalia Zedek. Los que aguantaron el tirón se encontraron con un concierto bárbaro. Un bajista (Massimo Pupillo) virtuoso, nervioso e inclemente; un batería (Jacopo Battaglia) compulsivo e incansable; y un saxofonista (Luca T Mai) que sacaba sonidos de otro planeta tuneando su saxo tenor con pedales y extrañas técnicas, por momentos más cercanos a una guitarra eléctrica que a un instrumento de viento. Podría decirse que hacen una especie de jazz futurista, libérrimo y casi metalero. Pero lo que realmente impacta de su directo es el huracán rítmico con el que te abrasan, nada caótico, currado a través de más de mil actuaciones por todo el mundo y 14 discos de estudio en los diez últimos años.

Francamente, Dälek y Neptune, lo tenían imposible después de Thalia Zedek y Zu, aunque los segundos tuvieron algún momento ingenioso sacando petróleo de esa colección de instrumentos fabricados en casa que se gastan, que convirtió el escenario en una especie de bar de La Guerra de las Galaxias.

Lista de canciones de Come en el Tanned Tin, colgada por Dub Housing en un foro del Primavera Sound.

Lista de canciones de Come en el Tanned Tin, colgada por Dub Housing en un foro del Primavera Sound.

El sábado era el día más esperado. No en vano, se reunía después de una década, para despedirse otra vez, uno de los grupos de referencia del rock alternativo de los 90, Come (vídeo y lista de canciones de arriba). Y además lo hacía después de que su cantante ofreciera un conciertazo sin paliativos el día anterior. El Teatre Principal, por primera vez en los cuatro años que el Tanned Tin lleva en Castellón, se llenaba hasta la última butaca del gallinero. La cosa no podía pintar mejor, vaya.

Thalia Zedek y Chris Brokaw a las guitarras y, de nuevo, la impresionante sección rítmica formada por Daniel Coughlin y Winston Braman, satisficieron todas las previsiones. De hecho, realmente parecía que Come hubiera desaparecido el año pasado, no hace diez. Porque las canciones sonaron frescas, poderosas y convincentes y porque ellos se lo pasaron en grande. Y lo supieron transmitir a través de canciones que no han perdido un miligramo de vigencia después de hasta tres lustros desde que fueran grabadas, como “Hurricane” de ‘Near Life Experience’ o “Submerge” de ‘Eleven: Eleven’. Discos que, tras la actuación, se vendieron como churros a la entrada del teatro, en vinilo y en CD, como si hubieran sido editados la semana pasada.

Entre el público, había conciencia de estar asistiendo a un concierto único y lo exteriorizó con una ovación cerrada. El Teatre Principal se puso en pie y Thalia Zedek convenció a Chris Brokaw para salir de nuevo al escenario y ofrecer un bis apoteósico. Una actuación muy emotiva y desbordante de calidad. La pena es que tuve que verlo desde el gallinero y el sonido no era ni de lejos como en la platea. Cuesta creer que estos tíos no tengan ganas de salir de gira con Come.  

El otro gran concierto del Tanned Tin, y ya no sé cuántos llevo diciendo lo mismo, fue el de The New Year. Llevaba tres semanas escuchando sin cansarme su último disco, de título homónimo y diseño espartano; había leído la reseña de Joan Pons en el Rock de Lux, que coincidía casi al 100% con mis impresiones; y tenía la intuición de que iba a ser una actuación muy chula. Esta vez no me equivoqué.

Empezaron con la mejor del disco, “Folios”, que también lo abre (vídeo de arriba, en el que -como ha confirmado él mismo en un comentario a este post- aparece en primer plano uno de los organizadores del festival, Jesús Llorente). Una preciosa canción de ritmo sostenido, que crece y que crece, en la que Matt Kadane empieza a cantar hacia la parte final y que, cuando parece que vaya a cogerse del todo, se acaba. Así es su música. The New Year es un grupo que parece querer dejarte con la miel en los labios. Pero en realidad esa es su gracia. Su aparente sencillez, su fragilidad y sus inagotables canciones, de esas que te enganchan más con cada escucha.

Faltaba el piano, pero lo compensaron con tres guitarras que, capa por capa, entrelazadas, dispersas o como una sola, levantaron una actuación brillante sobre los cimientos de la batería de, otra vez, Chris Brokaw (¡qué noche la suya!). Y sonaron “The Idea of You” y “The Door Opens”, casi todas las del mencionado álbum, y algunas de sus anteriores, como “18”. Un grupo a seguir, sin duda.

Además de Come y The New Year, aunque parezca mentira, el sábado también hubo tiempo para otras muchas cosas. También para aburrirse soberanamente con P.G. Six, al que no le pillé la onda en todo el concierto. A veces ocurre en este festival: tanto se la juega que en ocasiones patina o que, simplemente, es científicamente imposible satisfacer todos los gustos en los 42 conciertos. Pero, sobre todo, hubo tiempo para confirmar que Sr. Chinarro, solito con su guitarra, es un excelente contador de historias, ofreciendo una segunda parte de concierto espléndida. También que Doveman, otro de los pluriempleados del festival, es pura elegancia y, quién nos lo iba a decir, que en el Tanned Tin puede sonar “La Bamba” sin que nada chirríe, como lo demostró Deer Tick, que además descoloraron a muchos con un divertido y vibrante concierto de rock.

El domingo sólo me quedaban fuerzas para ver a Nacho Vegas. Apareció solo con su guitarra, vestido de negro, un mechón sobre la cara y botines plateados. Ofreció su versión seca y distante, sin abrir la boca entre canción y canción, quizás para intentar atraer toda la atención sobre sus nuevas composiciones, de ‘El Manifiesto desastre’ (Limbo Starr), que saldrá a la venta el primero de diciembre. Pero al final, la que volvió a tocarme fue “El hombre que casi conoció a Michi Panero” (vídeo de abajo), con la que cerró el concierto. En las nuevas, que las presentó sin presentarlas, el cantautor asturiano sigue mirando hacia adentro o filtrando lo que le llega desde fuera con su particular punto de vista, con esa sorna que hace tan brillantes la mayoría de sus letras. En lo musical habrá que esperar a que salga el disco. Tuvo momentos estremecedores, otros algo desmadejados para mis gusto. El público lo despidió con una larga ovación.

Me quedo con los grandes momentos que he intentado explicar en este weblog, con las conversaciones con amigos durante el festival y con unos cuantos discos firmados por sus autores que hoy no paro de escuchar. Y solamente tres peros:

1. Hay bandas, como este año Arms, que molaría que el Tanned Tin tuviera la posibilidad de traerlas al completo. Todd Goldstein, por seguir con el ejemplo, ofreció un excelente concierto el pasado miércoles, pero después de oír varias veces su disco, ‘Kids Aflame’, es evidente que con todo el grupo podría haber sido la bomba. Y eso ha pasado con más solistas.

2. El palco de autoridades, con unos 20 asientos situados en la mejor ubicación del Teatre Principal, permaneció vacío y cerrado con llave durante todas las actuaciones del festival, mientras algunos asistentes se sentaban en el suelo de la platea o se quedaban de pie en algunos palcos para no tener que ver los conciertos en las últimas filas del gallinero.

3. Los medios de comunicación de información general (periódicos, radio, webs y no digamos televisión), tanto locales como estatales, han pasado olímpicamente del Tanned Tin durante los días de conciertos, salvo honrosas excepciones, como las de Radio 3 o algunos artículos como éste de Las Provincias y en ADN-Castellón.

También quisiera recomendar la nueva web de la castellonense Rocío Gayoso, cuyas evocadoras fotografías decoraron el escenario de la segunda planta del Teatre Principal, que acogió conciertos acústicos furea de programación durante el fin de semana del Tanned Tin. Todavía está en construcción, pero ya se puede apreciar algo del buen gusto fotográfico y musical de Rocío.

Por último, enlazar la crónica de Gunspector en Un Planeta Gris sobre el concierto de Nick Lowe el pasado sábado en el Heineken Greenspace de Valencia. Tampoco pude ir al concierto de Miss Black Emotion en el Four Seasons, que por lo que me cuentan fuentes de toda solvencia ofrecieron una excelente y divertida actuación con un llenazo absoluto que incluso dejó a mucha gente en la calle. Me alegro por el éxito de Íñigo, Kikis, Fernando, María, Borja y toda la tropa; a ver si puedo verlos en febrero en el Auditori, ya que han sido incluidos en la programación del Sixties Rock Weekend, en el que también tocarán Diamond Dogs y Los Imposibles. También me perdí la final del concurso Castellón en Vivo, que finalmente se adjudicó el grupo vila-relense de rock Ultimabala frente a Puk*2 y Si+No, mientras que Gris Gris obtuvieron el premio a la mejor canción en valenciano (“Tot plegat”) y The Crayfish el premio del público.

No pude ir a nada de eso porque estaba en el Tanned Tin, claro. También me perdí algunos conciertos del festival y por eso no están comentados, aunque algunos que vi tampoco los he comentado. Si echas alguno en falta, anímate y deja un comentario. Va.

Más vídeos del Tanned Tin en Quan vaig de concert.

The Wave Pictures se salen en un Tanned Tin que se prepara para el regreso de Come y los proyectos de sus componentes

Va a ser complicado que alguno de los cerca de 30 grupos y solistas que quedan por actuar en el Tanned Tin hasta el próximo domingo superen lo de anoche. Y eso que era jueves. Y eso que falta por llegar el exclusivo regreso de Come y los brillantes proyectos actuales de sus componentes (Thalia Zedek, The New Year), además de otras apuestas seguras, entre ellas Sr. Chinarro y Nacho Vegas. Hablo de The Wave Pictures. También de Retribution Gospel Choir y Mahjongg. Pero, insisto, especialmente me refiero al descollante concierto que ofrecieron ayer jueves The Wave Pictures en el Teatre Principal de Castellón. Hacía tiempo que no veía una actuación en la que flipase tanto con las canciones y con la forma de tocar de un guitarrista y que, al mismo tiempo, el grupo pusiera cara de estar haciendo lo más sencillo del mundo. Como si les saliera tan espontáneamente como rascarse la oreja, con esa cara de veinteañeros que tienen. Casi dan rabia.

Lo de David Tattersall, su líder, es para nota. Además de componer canciones chulísimas, de diferenciar a The Wave Pictures con su singlar timbre de voz y de escribir unas letras divertidas y vivenciales, el tío toca la guitarra como los ángeles. Se nota mogollón la influencia de los discos de blues de su padre que escuchaba de pequeño, como aseguraba en la entrevista de Ramón Fernández Escobar en el Rock de Lux de este mes. Pero sin alardes de virtuosismo, sin dar el coñazo, sólo para darle más juego a las canciones. Particularmente, el solo de “Instant Coffee Baby” hizo vibrar hasta al más adormilado de los presentes.

Canción que da nombre a su último disco -mejor dicho: discazo-, sobre el que basaron un repertorio sin desperdicio, repleto de momentos intensos. “Leave The Scene Behind”, “Just Like a Drummer” (vídeo de arriba) o la genial version en acústico de “Now You Are Pregnant”, cantanda por el batería, Jonny Helm, con un aclamado final: “Jonny Cash died today / And you’d say, you’d say / It’s not like Elvis / It’s not like Elvis”.

Son tan buenos que hasta el -para mi gusto- horroroso sonido de bajo que saca Franic Rozycki, y que no es casual porque en el disco ya apunta maneras, no logró desviar la atención sobre el espléndido conjunto. Vamos, que no les hizo falta ni tocar “I Love You Like a Madman“. Sobradísimos.

Del resto de cartel de ayer me quedo con Retribution Gospel Choir, quienes a pesar de simplificar mucho su sonido respecto al disco ofrecieron un concierto brutal, rockista, intenso. Con una pareja de bajo-batería de muy alto nivel y un guitarra, Alan Sparhawk (Low), que también ofreció todo un recital de cómo sostener las canciones, hacerlas crecer y dejarlas caer al vacío cuando están arriba del todo. Y Mahjongg he cotilleado en fotologs que liaron una buena y que acabaron con el público encima del escenario.

Pero, como decía, el Tanned Tin no ha hehco más que empezar. Hoy viernes es el día de Thalia Zedek Band (abajo, en un vídeo interpretando “1926”), una de las compositoras más reputadas de la música independiente de las últimas décadas, la voz femenina por excelencia del desgarro y la tristeza, también del compromiso político. Viene con nueva banda y nuevo disco, ‘Liars and Prayers’. Y mañana repetirá con Come. Pero hoy también es el día del delicado folk-rock de Barzin, de los experimentales e italianos Zu, con unos directos que asustan según dicen; y de una de las apuestas más extravagantes de esta edición, el hip-hop alternativo de Dälek.

El sábado está llamado a ser el gran día. La organización confirmó ayer que ya prácticamente no quedan entradas. Y tiene una explicación. Come, una de las mejores bandas de rock independiente de los años 90, se reúne después de dos años en un concierto exclusivo en Castellón, porque el Tanned Tin lo vale. Y uno de sus miembros, el guitarra Chris Brokaw (que también cogió las baquetas en Codeine), presentará poco después con su actual grupo, The New Year, su espléndido nuevo y recién publicado disco. Un CD de esos que van creciendo con cada escucha y que cuenta con canciones de esas que en el Teatre Principal pueden sonar a gloria, como “Folios”, de las que van creciendo a un ritmo pausado pero constante y que te atrapan justo antes de terminar. Sr. Chinarro, sobran las presentaciones, y el pop intimista del neoyorquino Doveman son otros de los atractivos del sábado.

Para terminar, si quedan fuerzas, el domingo queda reservado para que Nacho Vegas haga la presentación de su nuevo disco, ‘El manifiesto desastre’, y para disfrutar de Agent Ribbons o The Floorbirds.

Antes de dejaros los horarios del Tanned Tin, descar la actuación hoy viernes de María de Medeiros en el Auditori, recordar el concierto de Miss Black Emotion mañana en el Four Seasons, la final de la séptima edición del concurso Castellón en Vivo, con Puk*2, Si+No y Ultimabala, también mañana sábado en el Auditori, la actuación de Nick Lowe en el Heinenken Greenspace de Valencia (sábado) y de Carvin Jones en la Sala Japan de Vila-real (sábado) y, en especial, la reapertura de un clásico de la marcha castellonense, el Raspabar, que organiza una fiesta esta noche para celebrarlo por todo lo alto después de haber sufrido un incendio el pasado verano.

Viernes 14. Teatre Principal. Tercera jornada del Tanned Tin
20.00. Ora Cogan
20.40. Barzin
21.30. The Declining Winter
22.20. Audrey
23.15. Thalia Zedek Band
0.30. Zu
1.25. Dälek
2.25. Neptuno

Sábado 15. Cuarta jornada del Tanned Tin
Matinal Casino Antiguo
13.00. Mary Hampton
13.35. Benjamín Wetherill
14.15. Tara Jane O’Oneil

Teatre Principal
20.00. Sam Admidon
20.35. P. G. Six
21.15. Sr. Chinarro
22.10. Doveman
22.55. Deer Tick
23.55. Come
1.05. Mount Eerie
2.10. The New Year

Domingo 16. Teatre Principal. Cierre del Tanned Tin

17.00. Monkey Cup Dress
17.35. Agent Ribbons
18.20. June Panic
19.00. The Floorbirds
19.45. Nacho Vegas
20.50. Munch Munch
21.40. Mom
22.30. Jeniferever

Post publicado en la sección ‘Uno de los nuestros’ del diario digital Soitu.es.